Ambigüedad administrativa en la logística y el transporte

En México un total de 204,513 permisionarios operan 1,162,463 vehículos pesados que apoyan a múltiples empresas en el transporte de distintos tipos de carga y en diferentes dimensiones, de acuerdo con los últimos datos disponibles (abril de 2021) de la Dirección General del Autotransporte Federal.

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga calcula que este sector ofrece hasta 520 variantes de transporte, lo que hace muy compleja su actividad. Pero, como si fuera un mismo ente que pudiera aglutinarse en una regla general, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dispuso en mayo de este año una nueva exigencia administrativa del orden fiscal al movimiento federal y local de mercancías, y que involucra a todas las empresas generadoras de carga, operadores logísticos y permisionarios del autotransporte.

Se trata de la obligación de la expedición del comprobante fiscal digital por Internet (CFDI) con complemento carta porte, prevista en la Resolución Miscelánea Fiscal 2021 en su regla 2.7.1.9, que ha generado polémica y muchas dudas entre los distintos entes implicados, mismos que ganaron un “primer round” ante el fisco al obtener un periodo de prórroga para su aplicación -la fecha en que entraría en vigor estaba fijada para este 30 de septiembre, pero se concedió una extensión y plazo de prueba durante diciembre para iniciar de lleno el 1 de enero de 2022-, tras una serie de mesas de diálogo gobierno-sector privado que se desarrollaron entre junio y agosto de este año.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, el SAT aún no había publicado en Diario Oficial de la Federación la “promesa” de prórroga, lo que extendía la incertidumbre y ambigüedad en la aplicación de esta disposición que pretende reforzar los actos de fiscalización, combatir al contrabando de mercancías y dotar a las autoridades de elementos de verificación.

“El reto es digitalizar a gran parte de estos transportistas que son hombre-camión o empresas familiares para solventar esta obligación”, comenta Octavio Ocaña, gerente de cuentas corporativas de Grupo Buzón e, quien recuerda que cuando una empresa ocupe sus propios medios de transporte para mover mercancía tendrá que generar un CFDI de tipo Traslado con complemento carta porte, igualmente cuando contrate los servicios de un operador logístico este tendrá que apoyar en la emisión, pero cuando se apoye de una compañía de autotransporte esta transmitirá un CFDI de tipo Ingreso con complemento carta porte, incluso antes de iniciar cada traslado, una medida que ha rechazado y busca modificar el propio sector.

Si deseas continuar leyendo el presente texto te invitamos a revisar la edición de octubre de 2021 de la revista T21 en su versión electrónica, solo da clic aquí.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21