Estafeta y O´Donnell materializan sus “nupcias” logísticas

Ingo Babrikowski, director general de Estafeta

Este “matrimonio” logístico apenas se concretó. Estafeta y O´Donnell se dieron el “sí” el pasado 3 de agosto con la instalación de la primera piedra del más grande hub automatizado que pretende levantar la compañía mexicana de mensajería, paquetería y servicios logísticos en uno de los más nuevos inmuebles del desarrollador industrial.

Lo cierto es que ambas empresas ya “se venían comiendo la torta antes del recreo”. Es decir, para ambas el amplio crecimiento del comercio electrónico (e-commerce) ha sido su detonante para esta alianza estratégica.

Desde finales del año pasado, altos directivos de Estafeta y O´Donnell comenzaron las negociaciones para la instalación de este hub especializado en e-commerce que estará ubicado en el parque industrial “La Laguna”, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, una zona altamente demandada para las actividades logísticas enfocadas a la atención del mayor mercado de consumo del país, Ciudad de México y su zona conurbada.

Sin embargo, este nuevo hub de Estafeta, en el que en su primera fase e inicio de operaciones -mayo de 2022- se habrán invertido unos 350 millones de pesos en un edificio de 24,000 metros cuadrados (m2) y que contando la zona de patios de maniobras crece hasta los 53,000 m2, contará con una cobertura de 61 ciudades en el país, atenderá 18,000 envíos por hora y operará desde 142 andenes de servicio.

En una cuarta y última fase, prevista en dos o tres años dependiendo del volumen que presente el mercado, el hub podrá atender hasta 60,000 paquetes por hora.

“Este hub es especializado en e-commerce y nos permitirá interactuar de manera ágil con todos nuestros clientes. Será pieza clave en el diseño de las estrategias de servicio y que aprovechará y complementará toda la infraestructura tanto de transporte como aérea y de recursos humanos que tenemos en favor y en beneficio de nuestros clientes, especialmente a los clientes de e-commerce”, aseguró Jesús García, director de operaciones de Estafeta, en conferencia de prensa virtual.

A 42 años de haber sido concebida, Estafeta cuenta con 12,212 empleados en México, ellos se reparten entre 5,000 operadores de unidades vehiculares, una flota aérea de 2 Boeing 737-300 y 3 Boeing 737-400, 128 centros de distribución, 3 hubs logísticos, un recinto fiscalizado, 33 almacenes, 1118 puntos de venta y concesionarios y 704 centros de contacto.

Esta infraestructura logística le permite alcanzar el 95% de los códigos postales en el país, de acuerdo con sus directivos.

El nuevo hub de Estafeta le permitirá atender el crecimiento en la demanda de servicios logísticos que se presentaron desde el año pasado derivado de las compras en comercio electrónico, y del que sus propios directivos han mencionado que se vieron rebasados en su capacidad operativa, principalmente en los meses de mayo y junio de 2020.

Ante esta circunstancia, la compañía liderada por Ingo Babrikowski ha decidido invertir un monto histórico de 1,950 millones de pesos para este año, y que busca aprovechar las circunstancias que se han presentado en el mercado mexicano, por un lado, afectado por la crisis sanitaria, pero también detonando cambios en los hábitos de consumo que han disparado las compras a través de los canales digitales.

Parte de los cambios que se han visto en el país ha sido el desarrollo acelerado de micro emprendedores, donde, por ejemplo, un grupo de mujeres a las cuales se les ha llamado “nenis” realizan ventas de sus productos por estos canales (redes sociales, sobre todo) y generan alrededor de 9.5 millones de pesos en ingresos diarios.

“Para ellos hemos transformado a nuestra área de atención a emprendedores para crear el Centro de Desarrollo Logístico MiPyme, el cual contamos con asesores especializados”, de acuerdo con Babrikowski, presente en la conferencia de prensa.

Cambios operativos

El mismo director general de Estafeta ha enunciado los diferentes cambios que la empresa ha realizado en beneficio de los emprendedores, sus clientes y los clientes finales de estos.

Uno de ellos es la eliminación de las guías físicas por códigos QR, la creación de un portal de auto facturación y la disposición de servicios opcionales en las principales urbes del país como Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

La empresa también se encuentra desarrollando planes para la incorporación de unidades vehiculares eléctricas a su flota en los próximos meses, un proyecto que busca reducir el impacto ambiental en sus operaciones.

Más allá de estos planes en unidades eléctricas, “estamos sumando este año 1,190 vehículos de los cuales el 52% son crecimiento, el resto es renovación. Para el año que entra la inversión en vehículos es similar, muchos de estos la mayoría destinado al transporte primario, que saldrá del [nuevo] hub para abastecer estas ciudades”, según Jesús García.

Entre otros planes para la atención de la demanda de sus servicios generados a través del comercio electrónico, la empresa tiene pensado abrir mini centros operativos al interior de Ciudad de México, así como la puesta en marcha de lockers donde los consumidores finales puedan recoger sus productos, generando así menores costos operativos para la atención de la última milla.

“La omnicanalidad es muy importante para nosotros”, aseguró Jesús García.

Mientras todos estos planes de Estafeta se desarrollan, un dato concreto es que sus actividades enfocadas al e-commerce ya representan el 48% de total de volumen operado, una situación que prevén podría continuar con un crecimiento constante en los próximos cinco años y de la que tendrán que disponer de mayor infraestructura operativa para estar al alcance de sus clientes y los clientes de estos.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21