Almacén 4.0, el arte está en los procesos

A pesar de los avances que se han presentado en el desarrollo de tecnología aplicada a la logística en los últimos años, la realidad es que en América Latina muchas empresas aún gestionan sus inventarios y sus almacenes “a mano”.

“Tenemos sí algunos focos [en América Latina] muy buenos de muchísima automatización y hay almacenes 4.0, pero en realidad la gran mayoría de nuestras empresas están medio mecanizadas, medio automatizadas y medio digitalizadas”, dijo Fernando Frías, director comercial de Tsol, firma de consultoría de procesos y tecnología aplicable.

Para que las empresas inicien su proceso de migración hacia una administración de un almacén 4.0, buscando una mayor productividad en sus actividades, deben tomar en cuenta 2 puntos esenciales, de acuerdo con Frías: “Una cosa es la intensidad de tu operación y otra la distancia recorrida para surtir tus pedidos”.

Esto se traducirá en que mientras más intensa es la operación de una empresa en su almacén se requiere de una mayor automatización, pero a mayor distancia a recorrer se necesita mecanizar. Las empresas deben encontrar un balance entre estas variables.

Sin embargo, también se debe tomar en cuenta que “cuando tú mecanizas sin un sistema, sin tener coordinado todo en tu almacén, tu productividad se cae, quizás aumentaste en el recibo, pero se cayó en picking, o aumentaste en picking pero se te cae en embarque y al final la suma de todo cae”, dijo en su participación en el webinar Almacén 4.0 Transformación digital hacia una mayor eficacia y productividad, organizado por el Consejo Nacional de Ejecutivos en Logística y Cadena de Suministro (Conalog).

El directivo precisó que el objetivo es que cuando ya automatizaste y mecanizaste todo lo que se puede con un buen sistema de gestión de almacén, un WMS, y ya no se puede más, entonces tienes que repensar el lay out, “tienes que cambiarlo completamente”.

Recordó que con un WMS "fuerte" se puede controlar desde la entrada de las mercancías (incluso desde el patio de entrada), el interior del almacén, la salida y hasta un poco más. “Un almacén 4.0 es aquel que primero es paperless y, segundo, todo está interconectado en tiempo real trabajando en tiempo real la mayor parte del tiempo, y está automatizado”, dijo.

Con esto en mente y con la introducción de otras tecnologías más avanzadas en el mercado (como Internet de las cosas, realidad virtual o incluso cobots) las empresas no van a experimentar puntos muertos o ciegos, ya que todo está secuenciado y sincronizado con la tecnología disponible al momento y en la palma de tu mano.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21