China “domina” intenciones de inversión en México: AMPIP

A pesar de que la mayoría de los proyectos se encuentran en pausa por los efectos del COVID-19 en la economía, casi 4 de cada 10 iniciativas de inversión que han recibido los parques industriales en México provienen de China, una tendencia marcada preponderantemente por el llamado nearshoring o traslado de la producción a países cercanos a los principales centros de consumo.

Una encuesta interna de la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP), llevada a cabo en las dos primeras semanas de agosto de este año, reveló que el gigante asiático representó el 37% de las nuevas iniciativas o proyectos manifestados en este atípico 2020, mientras que Estados Unidos, el principal origen histórico de la inversión extranjera en el país, quedó con el 16%; le siguieron Japón y el propio México con 12%, respectivamente, Corea del Sur con 9% y Alemania con 5 por ciento.

Este ejercicio fue realizado con 34 desarrolladores industriales socios de la AMPIP (51% de su membresía), que cuentan con una fuerte presencia en la zona del centro, occidente, bajío y norte del país.

Te recomendamos: Vientos a favor y en contra para los parques industriales en México

El 38% de las empresas instaladas en estos parques industriales es de origen nacional, mientras que 62% es de origen extranjero, procedentes principalmente de Estados Unidos (31%), Japón (6%), Alemania (6%), Corea del Sur (3%), Canadá (3%), Francia (2%), España (2%) y China (1%), por mencionar los primeros lugares.

“Actualmente se registra una motivación al cambio en las importaciones de origen distinto a China y lo que está ocurriendo actualmente es que las empresas con inversiones en China (sin importar el origen del capital), están realizando análisis de costos para determinar si es más rentable y menos riesgoso mover la producción cerca del mercado destino, que cuando se trata de Estados Unidos, surge México como el destino más atractivo para relocalizar sus inversiones. No obstante, siempre deberá tener un sentido económico para las empresas”, se lee en el documento que distribuyó la AMPIP entre sus asociados con los resultados de la encuesta.

En este mismo ejercicio los sectores más activos fueron la logística, distribución y almacenamiento (25%), con preponderancia de capital mexicano e impulsado por los cambios generados por el COVID-19 y el comercio electrónico; automotriz e industrias relacionadas (14%); electrónico (10%); dispositivos médicos (8%); comercio electrónico (6%); industria 4.0, alimentos procesados y confección (5%, respectivamente).

También lee: IED en transporte y logística en México alcanza máximo histórico

Entre tanto, 59% de los encuestados reveló que actualmente los proyectos de inversión se encuentran en pausa, principalmente por COVID-19, mientras que el 18% predice que las empresas reiniciarán las reinversiones o nuevas inversiones en el último trimestre de 2020, el 15% considera que lo harán en la primera mitad de 2021 y el 18% en la segunda mitad, o incluso 2022.

“El 29% indica que la mayoría de los proyectos serán reinversiones y no habrá nuevos clientes en el corto plazo”, se lee en el documento.

Sin embargo, dos factores específicos están generando oportunidades de inversión para México: la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) desde el pasado 1 de julio, así como la “guerra” comercial que han protagonizado Estados Unidos y China en los últimos dos años.

Sin embargo, se identificaron 8 inhibidores de inversiones para el país, entre ellos, inseguridad / riesgos sociales / violencia (76% de las menciones entre los desarrolladores); incertidumbre jurídica y regulatoria / Estado de derecho (62%); falta de una política pública adecuada y de largo plazo / falta de incentivos (38%); corrupción (35%); infraestructura insuficiente / logística, conexiones e infraestructura de las ciudades poco competitiva (32%); disponibilidad y costos de energía eléctrica / falta de modernización del sector energético (32%).

A pesar de que México tiene una posición geográfica privilegiada, “es fundamental contar con un plan maestro de desarrollo económico del país, con una visión de por lo menos 50 años”, consideró la AMPIP entre sus anotaciones finales; por esto mismo, muchos de estos parques industriales se encuentran trasladando sus procesos de promoción hacia estructuras más digitales para sumarse a la difícil coyuntura presentada por el COVID-19.

En tanto, la Secretaría de Economía relevó a mediados de agosto pasado que la economía mexicana recibió un flujo de Inversión Extranjera Directa por 17,969.3 millones de dólares (mdd) durante el primer semestre del año, un monto 0.7% menor en comparación con el mismo periodo del año pasado en cifras preliminares.

También lee: Inversión Extranjera Directa cae 0.7% al primer semestre en México

Por tipo de inversión (origen del financiamiento), la reinversión de utilidades ocupó el 53.5%; nuevas inversiones el 16.9% y cuentas entre compañías el 29.6 por ciento.

Comenta y síguenos en Twitter: @EDuarteT21 / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de octubre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx