Barómetro de la OMC confirma “fuerte” caída del comercio; y una posible recuperación en “L”

El comercio mundial de mercancías registró una profunda caída en el segundo trimestre de 2020, la más baja desde 2007, según la última lectura del Barómetro sobre el Comercio de Mercancías de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un indicador en tiempo real de las tendencias del comercio mundial.

Sin embargo, otros indicadores apuntan a un repunte parcial del comercio y la producción mundiales en el tercer trimestre de este año, pero la solidez de esa recuperación sigue siendo muy incierta: no se puede descartar una evolución en forma de L, en lugar de V.

Al 19 de agosto pasado, la lectura del barómetro fue de 84.5 puntos, es decir, 15.5 puntos por debajo del valor de referencia de 100 para el índice y 18.6 puntos por debajo del mismo periodo del año pasado.

Esta lectura, la más baja registrada en datos que se remontan a 2007, y a la par con el punto más bajo de la crisis financiera de 2008-09, es ampliamente consistente con las estadísticas de la OMC publicadas en junio, que estimaron una disminución del 18.5% en el comercio de mercancías en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo periodo del año pasado.

El alcance exacto de la caída en el comercio solo se confirmará a finales de este año cuando estén disponibles los datos oficiales del volumen comercial para el período de abril a junio.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Todos los índices que componen el barómetro se mantienen muy por debajo de la tendencia, y muchos registran mínimos históricos, aunque algunos han comenzado a estabilizarse.

Los índices de productos automotrices (71.8) y transporte aéreo (76.5) son, con mucho, los peores registrados desde 2007.

El transporte de contenedores (86.9) también sigue estando profundamente deprimido. Los pedidos de exportación (88.4) muestran signos de recuperación a medida que este índice ha cambiado hacia arriba. Mientras tanto, los índices de componentes electrónicos (92.8) y materias primas agrícolas (92.5) se han mantenido relativamente bien, mostrando solo descensos modestos.

“Las estadísticas de junio de la OMC implicaron una caída del 14% en el volumen del comercio mundial de mercancías entre el primer y segundo trimestre de este año. Esta estimación, junto con la nueva lectura del Barómetro del Comercio de Mercancías, sugiere que el comercio mundial en 2020 está evolucionando en línea con el menos pesimista de los dos escenarios esbozados en el pronóstico de abril de la OMC, que proyectaba que el volumen del comercio de mercancías este año se contraería en 13% en comparación con 2019”, indicó la OMC en su reporte.

Sin embargo, como advirtieron los economistas de la OMC en junio, el fuerte costo económico de la pandemia COVID-19 sugiere que las proyecciones de un fuerte repunte comercial en forma de V en 2021 pueden resultar demasiado optimistas.

Dado que la incertidumbre sigue siendo elevada, en términos de política económica y comercial, así como de cómo evolucionará la crisis médica, una recuperación en forma de L es una perspectiva real. Esto dejaría al comercio mundial muy por debajo de su trayectoria prepandémica.

El Barómetro del Comercio de Mercancías está diseñado para medir el impulso e identificar puntos de inflexión en el crecimiento del comercio mundial. Las lecturas de 100 indican un crecimiento en línea con las tendencias a mediano plazo; las lecturas superiores a 100 sugieren un crecimiento por encima de la tendencia, mientras que las inferiores a 100 indican un crecimiento por debajo de la tendencia.

“En tiempos normales, el Barómetro del Comercio de Mercancías anticipa cambios en la trayectoria del comercio mundial en unos meses. Sin embargo, la naturaleza repentina e inesperada de la crisis de COVID-19 puede haber alterado profundamente el comportamiento y los patrones económicos, reduciendo el valor predictivo del conjunto estándar de indicadores”, aseguró el organismo multilateral.

En este entorno que cambia rápidamente, las estadísticas de alta frecuencia (es decir, diarias o semanales), posibilitadas por los avances en el procesamiento y la recopilación de datos, pueden proporcionar a los analistas señales tempranas de recuperación en la actividad económica y el comercio. Otras estadísticas pueden capturar cambios en el sentimiento de los consumidores y las empresas.

Ya se han registrado aumentos modestos para varios de estos indicadores relacionados con el comercio, como los que rastrean los vuelos comerciales y las escalas de los buques portacontenedores. Lo mismo es cierto para indicadores como los futuros del cobre, así como una medida de sentimiento en los informes de noticias sobre las expectativas económicas.

La OMC continuará monitoreando la evolución del comercio durante la crisis, incluidos los indicadores económicos no convencionales y de alta frecuencia.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de agosto en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx