Reino Unido, la batalla por dos frentes comerciales

El Reino Unido se encuentra sumido en dos situaciones muy particulares en torno a su futuro comercial.

Por un lado, desde su salida de la Unión Europea, el pasado 31 de enero, ha iniciado un proceso de negociación con los 27 miembros del bloque para acordar un Brexit que le permita mantener una relación comercial cercana y positiva para su economía, ya de por sí lastimada por los efectos del COVID-19.

Sin embargo, el proceso se ha visto empantanado por la actual crisis sanitaria y ante una comunidad europea, liderada por Alemania, que prevé un periodo de negociaciones más bien largo, muy contrario a la idea del primer ministro, Boris Johnson, de acelerar el proceso durante este año e iniciar el 2021 con un nuevo acuerdo de libre comercio.

Pero la perspectiva en este sentido no es halagüeña.

En el otro flanco, el gobierno del Reino Unido dio a conocer en la víspera su intención por incorporarse al Tratado Integral y Progresista para la Asociación Transpacífica (TIPAT o CPTPP por sus siglas en inglés), un acuerdo comercial negociado entre 11 países de la costa del Pacífico asiático-americano y con quienes mantuvo un intercambio comercial por poco más de 137,800 millones de dólares (mdd) en 2019.

“(…) ofrece una ruta crucial para fortalecer la diversidad del comercio del Reino Unido”, aseguró el Departamento de Comercio Internacional (DIT por sus siglas en inglés) en un comunicado de prensa.

El propio DIT aseguró estar en una etapa de transición de sus acuerdos con América Latina, donde México, Perú y Chile tienen un lugar asegurado dentro del TIPAT.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

“La diversificación de nuestro comercio con los países del CPTPP aumentará la resistencia de estas cadenas de suministro y la seguridad de la economía global en el futuro”, ha mencionado el DIT en relación al desafío económico que ha representado el nuevo coronavirus y la importancia de mantener los flujos comerciales abiertos.

El CPTPP, del cual Estados Unidos decidió salir casi al final de las negociaciones, es considerado uno de los acuerdos más modernos y novedosos que busca reducir los aranceles en un 95% entre sus miembros, y establecer el estándar en muchas áreas, con algunas de las disposiciones más avanzadas para un tratado moderno, incluidos datos, digital, propiedad intelectual y servicios.

El TIPAT entró en vigor el pasado 30 de diciembre de 2018 con seis países firmantes, incluido México, que concluyeron sus procesos internos jurídicos para su aprobación. En el acuerdo se incluye también a Australia, Brunei, Canadá, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam.

“El TIPAT representa el 13% del PIB mundial. Si el Reino Unido se uniera, esto aumentaría a más del 16% y los miembros del bloque comercial podrían ver mayores oportunidades de exportación con el Reino Unido en múltiples sectores, incluidos productos agrícolas, electrónicos, automotrices e industriales, entre otros”, de acuerdo con el DIT.

De manera particular, el comercio total entre el Reino Unido y México alcanzó los 5,212,459,000 dólares en 2019, con una balanza comercial positiva para el país latinoamericano por 433,729 mdd, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía mexicana.

"A medida que el Reino Unido y América Latina se recuperan del impacto devastador de COVID-19, debemos trabajar aún más estrechamente para construir cadenas de suministro seguras y sostenibles", aseguró Joanna Crellin, enviada comercial para América Latina y el Caribe por su Majestad La Reina.

Comenta y síguenos en Twitter: @EDuarteT21 / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de junio en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx