Tarifas marítimas, ¿“saludables” ante COVID-19?

El comportamiento de las tarifas marítimas para el transporte de mercancías en los primeros meses del año ha reflejado, sin duda, una afectación por la contingencia sanitaria mundial, derivada de la pandemia por el COVID-19 (coronavirus), pero no lo es todo.

Un reflejo de ello se puede observar en la ruta marítima Asia-México, la más importante para este último país, basado en el Índice EAX (Eternity Asia Index), desarrollado precisamente por The Eternity Group, firma freight forwarder (agente de carga global) de origen chino.

También lee: Eternity lanza Índice EAX de tarifas marítimas Asia-México

El indicador refiere que el costo de los fletes (medido por kilo transportado en contenedor de 40 pies) inició el año (enero) a un precio de dos mil 002 dólares, sin embargo, este costo sufrió un alza declarada previamente por las líneas navieras debido a la nueva regulación, OMI 2020, que las obliga a utilizar combustible menos contaminante y que resulta más costoso.

“Esto generó un aumento general de los costos de combustible de los buques que trasladan los contenedores y, a su vez, un aumento directo en la tarifa en comparación con el año anterior”, dijo Nicolás Portenza, Presidente de Eternity México, en entrevista con T21.

El promedio acumulado en 2019 fue de mil 372 dólares.

Para febrero de este año, la tarifa tocó los mil 677 dólares en promedio, que comparada con el mismo mes de un año antes se observa un incremento de 30.9 por ciento. Así mismo, este margen tuvo un mayor incremento en marzo pasado, aunque la tarifa bajó a los mil 373 dólares, fue 80% superior a los 762 dólares de marzo del año pasado.

Te recomendamos: COVID-19 “infecta” importaciones chinas en México

“Lo que nosotros tenemos que analizar es un impacto muy fuerte por el coronavirus en Asia, donde los volúmenes generales, por más de que sea temporada baja (que frena la producción y exportación entre febrero y marzo por la celebración del Año Nuevo chino), se derrumbaron y las líneas navieras tomaron la decisión de cancelar cualquier cantidad de salidas para no partir con los buques al 20%”, relató Portenza.

“Entonces esto genera que haya mucho menos espacio disponible en las rutas y que la tarifa se mantenga dentro de todo en niveles “saludables”, quizás no son saludables digamos, pero no son catastróficos como podrían ser cuando las líneas salen con el barco vacío”, afirmó.

En el lado mexicano, los importadores han tenido que buscar esos espacios más caros, aunque los tiempos de traslado se extiendan. Tal es el caso de la industria maquiladora y manufacturera de exportación, que ha experimentado un retraso considerable en la llegada de los insumos. Dentro de la proveeduría externa que realizan estos agentes económicos, se sabe que el 70% proviene de Asia, principalmente de China.

Así mismo, en el lado aire, también se han visto impactados por un sobreprecio en la tarifa aérea (que ha subido entre 30 y más del 100% en algunos casos), ya que son las líneas aéreas comerciales de pasajeros quienes transportan la mayor cantidad de mercancías, pero que se han visto limitadas para realizar sus operaciones por el COVID-19.

Y ya sea marítimo y aéreo, se espera que la actividad del transporte de mercancías hacia México provenientes de Asia, principalmente de China, continúe de manera lenta, mientras se restablecen las fábricas en esos países que aún padecen los efectos de la pandemia del COVID-19.

También lee: Pega a sector IMMEX caída de oferta aérea asiática

“Y al final la carga más cara de todas es la que no tienes en México para vender o para producir”, dijo Nicolás Portenza.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21