Contingencia y oportunidad

Más de una década tuvo que pasar para poner a prueba las estructuras globales, tanto económicas, sociales, como logísticas. En 2009, después de la crisis del sector inmobiliario de Estados Unidos (subprime) que dio paso a un colapso financiero mundial, en México se registró el primer caso de la influenza A subtipo H1N1, que con el tiempo se convertiría en pandemia.

A 11 años de ese suceso un nuevo escenario se enfrenta, en donde convergen la pandemia del coronavirus denominado COVID-19, la guerra del petróleo y un clima de incertidumbre a las inversiones globales. Sin embargo, el factor clave es el papel de China (país donde brotó el virus) hoy y hace 11 años.

La consultora Capital Economics estimaba que en los primeros tres meses de 2020 el efecto de esta pandemia sería de 280 mil millones de dólares (mdd), con lo que se pondría fin a 43 trimestres de crecimiento global.

“Es un evento de impacto global, será hasta dentro de tres o cuatro meses que conoceremos su efecto”, anticipa Andrés Lerch, Socio Líder de Cadena de Suministro de EY Latinoamérica Norte.

Para el caso de México, “El impacto económico será brutal a nivel global. En México además será más complejo porque converge el tema del petróleo. Como referencia, en 2009 con el tema subprime, el PIB de nuestro país cayó 6.5%”, anticipa Mauricio Millán Costabile, Vicepresidente de Consultores Internacionales.

Para conocer más sobre este trabajo de los impactos y las oportunidades que brinda el COVID-19, consulta la edición electrónica de la revista T21 de abril en este link.

(Con información de Irais García Morales).

Comenta y síguenos: @DidierRT / @Irale1427 / @GrupoT21

  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx