OLMO Capital amplía la cadena de frío en México

En solo cinco años OLMO Capital, un fondo mexicano de capital privado, ha ampliado su huella logística para la atención de la cadena de frío y se prepara para extender sus operaciones en el país.

Nacido en 2015 bajo la visión de Mario Coronado y Alejandro A. González, este fondo ha realizado tres adquisiciones de empresas dedicadas precisamente al manejo de la temperatura controlada.

En 2017 compró a IRESA, operadora de almacenes para la cadena de frío desde 1967 en la zona centro de México; un año más tarde se hizo de Basal, firma mexicana de soluciones logísticas y almacenamiento en temperaturas controladas y ambiente seco que se ha enfocado en los mercados de Tijuana y Monterrey; y recientemente adquirió a Ecofrío, dedicada a la distribución y control de temperatura en almacenes también con presencia en la zona centro del país.

Entre las tres empresas concentra 29 almacenes, en su mayoría fríos y otra parte secos; nueve de ellos son establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF), uno de ellos habilitado para actividades de exportación hacia Hong Kong, Taiwán, Estados Unidos, Japón y están en proceso administrativo para incorporar a China.

“Las empresas que existimos no nos damos abasto porque la industria alimenticia crece mucho más rápido que la cadena de frío, en ese gap es donde está la oportunidad. No tenemos la capacidad de cubrir toda la demanda, pero por eso somos más de una empresa”, dijo José Antonio Gutiérrez, Gerente de aseguramiento de calidad, seguridad e inventarios del Grupo IRESA, Basal y Ecofrío, como se hacen llamar, en una visita guiada por uno de sus almacenes en la zona conurbada a Ciudad de México.

México cuenta con una capacidad de 15 millones de metros cúbicos en almacenes refrigerados, lo que lo convierte en la séptima potencia mundial en este tipo de infraestructura, de acuerdo con el Global Cold Storage Capacity Report publicado en 2018 por la Alianza Global de la Cadena de Frío (GCCA por sus siglas en inglés).

Por su parte, el Instituto Mexicano del Transporte (IMT) publicó a mediados de 2019 un estudio donde refiere que el país cuenta con 240 establecimientos (almacenes de refrigeración), principalmente de micro y pequeñas empresas -con el 68.3 y 25.4%, respectivamente-, distribuidos en todo el territorio nacional, salvo en los estados de Coahuila, Oaxaca y Tlaxcala, donde no existen registros.

El 90% de estos almacenes se concentra en quince entidades del país, especialmente en las grandes zonas metropolitanas, consumidoras y/o expedidoras de productos; Ciudad de México, Jalisco, Nuevo León y el Estado de México concentran el 50% de estas unidades de refrigeración.

También lee: México cae en el Índice de Logística de Mercados Emergentes; Trump, entre las causas

El estudio del IMT también precisa que tan sólo 14 empresas reúnen el 50% de los almacenes refrigerados registrados, entre ellas, Frialsa Frigoríficos, Basal Monterrey, Nafta Frigoríficos, Almacenes Refrigerados Consolidados, Bajo Cero Frigoríficos y Sonhofrut.

La apuesta a futuro del Grupo IRESA, Basal y Ecofrío es continuar con sus planes de expansión.

“En el centro del país este año vamos a inaugurar nuevos túneles de congelación, con capacidades para recibir desde un trailer de 25 toneladas hasta 300 toneladas de producto; es una cámara que puede tener ráfagas de viento que hacen que baje la temperatura hasta 45 grados Celsius. También este año, el 1 de febrero, iniciamos operación en la zona industrial de San Martín de Obispo con 10 mil posiciones de almacenaje”, dijo Antonio Gutiérrez.

Por lo pronto, este grupo (que emplea a unas 600 personas en todo el país) ha tomado importantes cuentas entre sus clientes (Walmart, Nestlé, Pilgrims, Driscoll´s, Santa Rita, Alpura, entre otros), quienes han demandado más espacios fríos para la atención de su cadena de suministro; mientras que también se prepara para la tendencia que ha presentado el comercio electrónico a nivel mundial (con operaciones directas entre el almacén y el consumidor).

Comenta y síguenos en Twitter: @EDuarteT21 / @GrupoT21

Consulta la edición electrónica de la revista T21 de febrero en este link