Torre de control de Danone: haciendo visible lo complejo

Carlos Caratachea (centro) reunido con otros ganadores del PNL 2019.

La instalación de una “torre de control” ha impulsado las operaciones de Danone en México, al hacer más visible su compleja cadena de suministro, especialmente en la distribución secundaria de sus productos.

Carlos Caratachea, Director Nacional de Distribución y Almacenaje en Danone de México, hizo un balance del antes y el después de la creación de esta torre, una herramienta operativa que aún tiene mucho por explotar.

El directivo indicó que, anteriormente, más de mil unidades salían todos los días de sus almacenes para realizar la distribución secundaria –última milla- de sus productos para el abastecimiento de sus más de 270 mil clientes en México, entre “tiendas de la esquina”, en su mayoría, y cadenas de autoservicio.

Estas unidades transportan una carga promedio de casi media tonelada –con productos lácteos y bebidas embotelladas- y visitan hasta 53 clientes, para recorrer un total de 54 mil kilómetros diariamente.

Sin embargo, “era un acto de fe”, según Caratachea, “porque yo quería pensar que efectivamente estaban haciendo eso”. Pero la realidad era otra.

La dirección a su cargo no podía observar si realmente el personal de distribución estaba respetando “los valores de cultura de seguridad, de conducción segura, de servicio al cliente, de respeto al combustible, a los kilómetros y a las rutas”.

“Era una locura”, recordó, con casi 800 rutas para el canal tradicional (tiendita), 150 rutas para el canal del autoservicio y 57 para autoventas a lo largo y ancho del país, con una efectividad de entrega de 97.5% y un Fill-Rate (entrega completa con respecto a lo solicitado) de 91.7 por ciento.

Con el desarrollo de esta torre de control la empresa buscó instalar una herramienta que les apoyara en el cumplimiento de los objetivos del negocio, pero al mismo tiempo con los de la operación.

A lo anterior se suma la incorporación de sistemas de telemetría, sistemas de geolocalización en tiempo real, con los que buscaba maximizar el uso de los activos, en este caso, sus camiones.

Es por ello que Danone decidió en un primer momento utilizar la torre de control en la vigilancia de su distribución secundaria, el cual tenía un “peso" de 42% en el costo de su distribución (contra un 12% de la distribución primaria).

También lee: Kiekert y su “acerrojada” cadena de suministro

Con ello se buscó mejorar los hábitos de manejo de sus operadores y el uso de combustible en sus unidades; reducir los excesos de velocidad y la siniestralidad (que ésta ha sido de 50%); también el mejoramiento del control de la temperatura de las cajas de sus unidades vehiculares para reducir los rechazos.

“En la parte de consumo de combustible, solamente con el puro cumplimiento sobre la ruta ideal fijada por el ruteo ahorramos más de cinco millones de pesos. El servicio de torre de control se paga con eso”, dijo Caratachea en un evento que reunió a los ganadores del Premio Nacional de Logística 2019, el cual Danone obtuvo por el proyecto de su torre de control.

Incluso, lo anterior les abrió el panorama en su relación con las cadenas de autoservicio, que en ocasiones mantenían “secuestrada” a una unidad durante cinco horas en la recepción de los productos y, una vez localizado el problema, se plantearon alternativas de entrega en horarios vespertinos o nocturnos.

También hubo una mejora en la asistencia vial de sus unidades, anteriormente la empresa tardaba más de una hora en encontrarlas, ahora lo hace en menos de media hora para mandarlas a reparación.

La torre de control provee a Danone una visibilidad de toda su flota en tiempo real, misma que le permite alertar a sus operadores para evitar zonas inseguras, manifestaciones, tráfico o accidentes en el recorrido de sus rutas.

¿QUÉ MÁS VIENE?

Carlos Caratachea indicó que el próximo paso es subir, por medio de aplicaciones, el “check list” de los camiones de manera instantánea, “yo voy a poder saber antes de que salgan cómo fueron, con cuántas llantas bajas, sin luces, sin frenos, si hay algún detalle con la temperatura, si el vehículo tiene una multa, si tiene los engomamos, si está saliendo con todo lo que me pide la ley”.

Así mismo, la torre de control también vigilará la distribución primaria, para tener todo el enlace logístico de nodo a nodo, de origen a destino.

Además, todos los vehículos que utiliza para la preventa van a estar monitoreados para poder recibir en tiempo real el número de pedidos que están ejecutando hora por hora. “Esto nos ayuda en que voy a tener mucha más certidumbre de cómo están mis inventarios con lo que me está demandando el mercado en tiempo real, entonces mis indicadores de servicio van a crecer con esto”, dijo.

Te recomendamos leer: Grupo Modelo apuesta por la innovación logística

Al final del día, cuando termina la labor de preventa y reparto, la empresa podrá tener los almacenes trabajando en las primeras horas preparando los pedidos para hacer una logística mucho más eficiente.

“Por otro lado, los días de inventario. Si puedo saber qué es lo que me están demandando (los clientes) de una forma más pronta, voy a poder tener y poder calibrar la capacidad de la fábrica para poder tener el producto en los tiempos que me está pidiendo el cliente”, dijo.

Todo lo anterior será una oportunidad para incrementar la productividad de la compañía y seguir evolucionando el modelo operativo a través de tecnología. “Eso es lo que estamos queriendo hacer en Danone este año. Ya no somos mueve cajas, nosotros determinamos mucho el éxito o el fracaso de cualquier compañía”, aseguró.

Comenta y síguenos en Twitter: @EDuarteT21 / @GrupoT21