Logística de combustibles, “estresada”

Cuando se preguntan por qué la gasolina es tan cara en México se tiene que analizar todo el flujo que se sigue en la importación, transporte, almacenamiento y distribución de los combustibles, a lo que habrá que sumar la materia de impuestos.

“El litro de gasolina que hoy pagamos en 20 pesos, si reducimos los cargos de impuestos (IVA + IEPS) se ubicaría en un rango de 13 pesos, a esto debemos sumar que aun con la infraestructura que se ha desarrollado, el producto no llega de manera correcta”, expuso César Pereda, Director General de Grupo PERC (Energéticos Fusión).

En el marco del foro “La nueva cadena logística de hidrocarburos”, organizado por el Consejo Nacional de Ejecutivos en Logística y Cadena de Suministro (Conalog), se dieron cita los integrantes de los diversos eslabones en la ruta de los combustibles.

En el análisis de Pereda, el hecho de que los ductos no puedan ser empleados por el tema de robos complica la logística y con ello los días de almacenamiento promedio que se tienen en el país, que además es un “almacenamiento operativo”, es decir, aquello que está en las terminales, transporte y estaciones de servicio, no sólo en stock.

Lo sucedido de la falta de abasto de combustibles al arranque de 2019 motivó que se generaran nuevas logísticas, como la importación de hidrocarburos vía ferroviaria, inaugurando con ello nuevos puntos de ingreso que ahora se tiene el reto de hacerlos más eficientes, comentó Ángel Apunte, Director de Ventas, Químicos y Petroquímicos del Kansas City Southern de México (KCSM).

“Encontramos un área de oportunidad en la logística energética desde la importación de refinados y gas LP, hasta la exportación de combustóleo; además de profundizar en otras áreas como el movimiento de tuberías, swaps de crudo entre México y Estados Unidos, así como la importación de arena sílica para el fracking cuando este proceso sea más común en el país”, agregó Apunte.

Ante la necesidad que tenía México de desarrollar infraestructura, y considerando que la mayor parte de la importación de combustibles se realiza por el Golfo de México, IEnova participó con el desarrollo de sus terminales por esta zona del país, mismas que comenzarán a operar en el primer semestre del 2020, comentó Santiago Aranda, Gerente de Desarrollo de IEnova.

En atención a la zona del Golfo de México, IEnova ubicó terminales en Veracruz, Puebla y Estado de México; mientras que las de Manzanillo, Guadalajara y Topolobampo están en fase de desarrollo.

Con la infraestructura adecuada, el papel del autotransporte estaría enfocado a dar atención a la distribución de combustibles entre terminales y estaciones de servicio, con rangos de operación de no más de 300 kilómetros, “no como actualmente que se tienen rutas de 800 kilómetros por la necesidad de atender el abasto”, describió Giorgios Athanasakis, Gerente General de Lucky Gas Transport.

Incluso, Athanasakis aseveró que para cuando se tenga una mayor cobertura de terminales y ductos, los equipos más empleados serán los tanques de 47 mil litros, con capacidad de trasladar diferentes tipos de gasolinas, es decir, con un enfoque a la última milla.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21 / @DidierRT