Transformando al gigante del retail

Walmart de México y Centroamérica (Walmex) se encuentra en un serio proceso de cambio.

Desde marzo del año pasado esta empresa, la mayor cadena de tiendas de autoservicio en el país, anunció el “nacimiento” de su primera tienda omnicanal al norte de Ciudad de México (CDMX), un paso trascendental hacia la principal tendencia del sector retail.

Este tipo de unidades están adaptadas para sus compradores más tecnológicos, es decir, quienes tienen la posibilidad de realizar compras electrónicas desde cualquiera de sus dispositivos móviles y disponer de la infraestructura física de la firma para la entrega de los productos… o viceversa.

Incluso, la firma ha estado afinando sus relaciones de negocios con terceras empresas en su búsqueda por mejorar los tiempos de entrega de las mercancías.

Detrás de estas acciones existe una estructura de inversión logística que ha venido desplegando en los últimos años (alrededor de 20 mil millones de pesos anuales), por ejemplo, sus centros de distribución enfocados totalmente a las actividades de comercio electrónico (e-commerce), ubicados en Guadalajara y Monterrey.

“Estamos con esta firme estrategia de buscar la omnicanalidad en todo lo que hacemos”, dijo Eduardo Villarreal, Subdirector de Entrega de Última Milla, en entrevista con T21.

La actividad omnicanal representó en 2018 apenas un 1.4% del total de las ventas de la firma, de acuerdo con el directivo. En ese año, la compañía obtuvo ventas netas por 612 mil 186 millones de pesos (mdp), un dato 7.6% mayor a lo obtenido un año antes, de acuerdo con su reporte anual enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Durante los primeros 10 meses de este año la empresa reportó 507 mil 235 mdp de ventas consolidadas, un 4.8% superior al mismo periodo del año pasado.

“El e-commerce está obviamente en un crecimiento considerable en el mercado porque su adaptación continúa avanzando y hay que aprovechar el momento que tiene el mercado hoy en día. Y eso va detrás de (una) inversión logística enfocada en poder dar un mejor servicio al cliente, una mayor velocidad”, dijo.

Actualmente Walmart ofrecer en el país un catálogo electrónico de casi 12 mil productos, movilidad para hacer las compras desde cualquier lugar, inmediatez en la entrega y flexibilidad en la forma de pago, dado que una parte importante de la población en México aún no utiliza los servicios bancarios, una barrera que aún tiene que superar el comercio electrónico local.

También lee: Experiencia e inmediatez, esencia de la logística en e-commerce

Lo anterior también está apalancado por la infraestructura de sus tiendas, toda vez que pueden ser utilizadas como centros de almacenamiento en caso de que el cliente decida recoger el producto de manera presencial o para el transporte de esas mercancías, dada la cercanía con el domicilio del cliente, con la promesa de entrega de “en menos de tres horas”.

Sin embargo, la empresa ha tenido que realizar acciones enfocadas a una “evangelización” de sus plataformas, en el caso de los clientes de sus formatos dirigidos a la población de niveles económicos más bajos, por ejemplo, Bodega Aurrerá, o alineándose con las aplicaciones tecnológicas que ya utilizan sus clientes de formatos para niveles altos.

“Lo que estamos viendo es que con este desarrollo ominicanal le ofrecemos más soluciones a los clientes, que cada cliente tiene una necesidad distinta, pero al tener una amplia variedad de soluciones podemos atender a más clientes y atenderlos mejor”, dijo Villareal.

La estrategia omnicanal se presenta, a su vez, en momentos en que Walmart ha decidido este año adelantarse a la temporada alta, incluso al inicio de El Buen Fin (la estrategia comercial que ha desarrollado el sector del retail en México en los últimos nueve años), con su campaña “El Fin Irresistible”.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21