El muro que no permite crecer a México

“Para saber a dónde va México, hay que saber de dónde viene”, dijo Ricardo Raphael de la Madrid, analista político, al inaugurar el segundo día del Encuentro de Transporte y Logística (ETYL) 2019, organizado por Grupo T21.

Con esa premisa, el también periodista, académico y escritor mexicano, explicó algunos de los problemas políticos, económicos y sociales que ha tenido México para detonar su crecimiento y competir con otros países, hoy grandes potencias mundiales. En ese contexto, aseveró que la influencia cultural y política de Estados Unidos sobre México ha sido un "muro" de presión para su desarrollo, pero también hay oportunidades entre la border line y la border land.

“México está llamado, según una buena parte de los pronósticos, a convertirse en una de las 10 potencias del mundo en la próxima década”, aseveró.

Explicó que rumbo a 2024, México podría conformar parte del bloque de países más desarrollados por su bono demográfico, su posición geopolítica y el crecimiento de algunas industrias que ocupan los primeros lugares a nivel global en producción y exportación, pilares del transporte y la logística

En ese sentido, destacó que el país ocupa el primer lugar en producción de plata y pantallas planas; es el primer exportador de cervezas, el cuarto en vehículos ligeros; el octavo productor de petróleo y ocupa el lugar 18 con reservas petroleras aprobadas.

Sin embargo, comentó que es importante detenerse a observar el movimiento de los flujos económicos y demográficos de la sociedad mexicana donde permea una desigualdad económica y de trato.

Explicó que gran parte de los problemas que ahora enfrenta México para detonar su crecimiento se debe a las políticas públicas que han fomentado esa desigualdad con diversos mecanismos inherentes de la historia del país.

Mencionó, por ejemplo, que en potencias como en Europa, seis mujeres de cada 10 tienen trabajo, mientras que en México cuatro de cada 10 mujeres trabajan y les pagan, lo que frena la fuerza laboral y desarrollo de conocimiento.

Agregó que la a los jóvenes no se impulsa con incentivos, sino al contrario, se les emplea sin protección laboral y se les paga lo mínimo.

Además, dijo, existe una polaridad en el país por las concentraciones de riqueza y las inversiones que se fugan para el combate de la inseguridad y la corrupción, y no se invierten soluciones como acercar el financiamiento o desarrollo de infraestructura.

Al respecto comentó que con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, se pierde la oportunidad de que la capital de país se convierta en un hub logístico y que la propuesta de construir uno en Santa Lucía no puede ser el plan.

También puedes leer: Usuarios y especialistas exigen claridad en proyecto aéreo del país.

“El sistema aeroportuario que está planeando el gobierno se va a hundir, y no precisamente en el lago de Texcoco”, expresó.

Ante dicho panorama, el analista político recomendó realizar planes a largo plazo, aliarse a los motores productivos del país. “El problema de este país no es la corrupción, sino la desigualdad”, dijo.

Comenta y sígueme en Twitter: @XanathLastiri