HST busca “explotar” terminal de hidrocarburos en Valle de México

México tiene el objetivo de elevar su seguridad energética hacia 2020, para ello requiere desarrollar más infraestructura de almacenamiento y así superar los tres días de combustible garantizado que ahora tiene. Una oportunidad para atraer inversiones y detonar la actividad industrial que envuelve al sector.

Datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) indican que hasta el momento se desarrollan 70 proyectos que tienen que ver con la construcción de terminales de almacenamiento de hidrocarburos, entre estos figuran siete de la firma mexicana Hydrocarbon Storage Terminal (HST).

También puedes leer: Infraestructura energética, en progreso

Édgar Gutiérrez, Director General de HST, comentó en el marco de Midstream Forum 2019, organizado por Grupo T21, que de los proyectos que han diseñado, el próximo en iniciar operaciones es una terminal de almacenamiento en Acolman, Estado de México, con una capacidad instalada de 600 mil barriles, reservados actualmente para dos clientes, uno de ellos la multinacional española, Repsol.

“La terminal que tenemos está diseñada para entregar 50 mil barriles diarios (mbd), y podría estar atendiendo entre el 25 y 30% de la demanda de todo el Valle de México, es un proyecto grande en cuanto a capacidad de entrega, y lo importante es que hay ducto, ferrocarril y carretera federal, y el producto se puede recibir por estas tres vías y puede salir por ducto o autotransporte”, detalló en entrevista.

Actualmente, la terminal cuenta con un avance de entre 10 y 15% y podría iniciar operaciones en los próximos 18 meses, “ya hicimos la parte del movimiento de tierras, las ingenierías definitivas las estamos cerrando, y una vez concluida esta parte arrancamos la obra de cimentación. Ahorita ya se ve el movimiento en el predio que tenemos instalado”, comentó.

De acuerdo con el directivo, la nueva terminal se conectará al ducto de Pemex Tuxpan-Azcapotzalco, ducto que se encuentra dentro del derecho de vía del ferrocarril. “Nosotros tenemos adjudicados el derecho de vía y tenemos los permisos de conexión al ducto”, destacó. De ese modo, la petrolera mexicana podrá operar con su infraestructura, mientras que Repsol tendrá que hacerse cargo de transportar la mólecula y podría hacerlo por ferrocarril, autanque o con infraestructura de Pemex.

Te recomendamos leer: IP revela complicaciones en el mercado energético; exigen soluciones

Aunque el negocio principal para HST es planear el desarrollo de infraestructura para almacenamiento, no descartan participar en la cadena de suministro con transporte de última milla, “eso ya lo veríamos a mediano plazo, en seis meses o un año, porque nos conviene mucho estar integrados en terminal y reparto”, agregó Édgar Gutiérrez.

Asimismo, la compañía planea una segunda terminal en el Valle de México, así como otras en Guadalajara, Puebla y Veracruz.

“Queremos hacer un tipo de sistema en la región del centro del país. El objetivo de HST es hacer un sistema Veracruz-Puebla- México y otro Guadalajara- Manzanillo”, dijo Gutiérrez.

Tras ser cuestionado sobre las facilidades para obtener los permisos que otorga la CRE, el Director General de HST comentó que la Comisión tiene un retraso de seis meses, periodo en que no ha liberado las autorizaciones de varios proyectos de infraestructura energética. "El tema con los reguladores es muy complejo, hay gente nueva, no hay una correcta línea de transferencias de información, los plazos no los cumplen, cambian las fechas, las normas. A nivel internacional los permisos tardan entre siete meses, mientras en México demoran hasta dos años", agregó.

Comenta y sígueme en Twitter: @XanathLastiri