México y EU construirán cruce fronterizo Otay Mesa II

En medio de la incertidumbre que se ha experimentado en las últimas semanas en torno a la relación comercial entre México y Estados Unidos, los gobiernos de ambos países planean construir un nuevo cruce fronterizo, el Otay Mesa II, con un costo estimado de 100 millones de dólares.

“(Este nuevo cruce fronterizo serviría) para aliviar la congestión existente y enfrentar el futuro crecimiento en la circulación de vehículos de pasajeros y de mercancías entre San Diego y Tijuana”, de acuerdo con Cedric Iván Escalante Sauri, Subsecretario de Infraestructura, citado en un comunicado enviado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En el texto se refiere que el funcionario participó en la Conferencia Bilateral México-Estados Unidos para el Desarrollo de la Infraestructura, realizada este lunes en la Ciudad de México, donde destacó que está en proceso de liberación el derecho de vía para la construcción de la conexión carretera hasta el nuevo cruce. Para ello se empleará el esquema de concesión vía licitación.

En el evento realizado en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el Subsecretario explicó que el plan consiste en la construcción de un nuevo cruce internacional y puerto fronterizo, en una superficie total de 314 mil 773 metros cuadrados, ubicado al este del actual cruce en Mesa Otay.

Otay Mesa II atenderá las áreas de San Diego, California en Estados Unidos, y Tijuana, Baja California en México.

En el evento estuvieron presentes el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, John Creamer y del Presidente de la CMIC, Eduardo Ramírez Leal.

En el comunicado también se refiere que en el norte del país se ubican 54 cruces fronterizos. La infraestructura usada para exportar bienes por tierra alcanzó, en el año 2017, un valor de 384 mil 734 millones de dólares a través de autotransporte y 79 mil 944 millones de dólares por tren; 56% fueron exportaciones de México hacia Estados Unidos y 44% importaciones.

“La zona Tijuana-San Diego (una de las ocho regiones norteñas), la más importante de toda la frontera, atiende al 30% de los pasos diarios de automóviles, al 38% de los autobuses y al 30% de peatones”, según se lee en el comunicado.

Nuevo Laredo - Laredo es la frontera con mayor actividad comercial, de acuerdo con datos del Buró de Estadísticas del Transporte (BTS) del Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT), se registran más de 10 millones de cruces al año tanto en importación como exportación.

Las otras regiones son: Mexicali-Calexico, California; Nogales-Nogales, Arizona; Ciudad Juárez-El Paso, Piedras Negras-Eagle-Pass, Reynosa-McAllen y Matamoros-Brownsville.

Los gobiernos de México y Estados Unidos han protagonizado en las últimas semanas diferencias comerciales, ya que el presidente Donald Trump amenazó a su vecino del sur de instalar una serie de aranceles de incremento progresivo (empezando en 5% y hasta 25%, con el objetivo de obligarlo a detener el flujo migratorio hacia su país.

En respuesta, el gobierno mexicano envió a una comitiva para atender la amenaza, dando como resultado de esas negociaciones una serie de obligaciones por parte de México para frenar el paso de los migrantes centroamericanos en su frontera sur u ordenar la diáspora que se ha incrementado en los últimos meses.

De no detener el flujo, Estados Unidos aún mantiene su amenaza por aplicar los aranceles a uno de sus principales socios comerciales.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21