Marzam, el eslabón nocturno de la logística farmacéutica

Aquí más del 90% de la producción comienza a partir de las 10 de la noche, comenta Valentín Rivera Mata, Director de Operaciones de Marzam, una de las principales empresas distribuidoras de medicamentos y productos de higiene personal en México, desde su principal almacén instalado en Ecatepec de Morelos, Estado de México, un municipio ubicado al norte de la Ciudad de México.

Esta sucursal de 15 mil metros cuadrados (m2) representa 40% de la operación total de la empresa. Desde allí todos los días se atienden entre 11 mil a 15 mil pedidos que tienen como destino alguna cadena farmacéutica, tiendas de autoservicio, hospitales privados, tiendas mayoristas y, en menor medida o 4% de sus ventas, hospitales de gobierno.

“Somos 10 sucursales (almacenes), incluida ésta, más un centro de distribución que está en Lerma (también en el Estado de México), que tiene seis meses operando”, detalla Rivera para un pequeño grupo de prensa que tuvo acceso a su operación.

Su red de almacenes (instalados en otras ciudades como Guadalajara, Monterrey, Chihuahua, Hermosillo, Tijuana, La Paz, Culiacán, Mérida y Villahermosa) y su centro de distribución suman 50 mil m2 de superficie. Diariamente surten hasta 37 mil pedidos con el apoyo de sus aproximadamente 600 unidades de reparto propias (con una antigüedad promedio de dos años) y el mismo número de rutas de entrega.

Trabajamos con más de 250 proveedores o laboratorios. Tenemos como objetivo entregar el último pedido de la empresa antes de las dos de la tarde, sea foráneo o sea local”, afirma el directivo, quien también señala que la sucursal en Ecatepec vuelve a tener actividad de “reabasto de doble reparto” entre las 12 y 14 horas, cuando envían producto a clientes preferenciales y cercanos a esta unidad.

Los propios proveedores son los encargados de llevar los productos (un catálogo de hasta 12 mil SKUs) a la red de sucursales de Marzam. Pero el centro de distribución de Lerma es un caso a parte, ya que ahí reciben a los proveedores que se les complica llegar a ciudades como La Paz o Tijuana, entonces la propia distribuidora lleva el producto hasta su sucursal.

El almacén de Ecatepec (abierto desde 2012) maneja un sistema automático en su dispensador de pedidos y emplea hasta 800 personas; toda la red de la empresa suma dos mil 900 personas empleadas.

“Ofrecemos sueldos competitivos para retener al personal y nivelarlos a la zona. El índice de rotación se da por muchas razones. Hemos mantenido la planta estable en un 95%”, menciona, aunque reconoce la escasez de personal que se presenta en los niveles operativos (almacenistas y operadores de unidades).

Valentín Rivera también reconoce que los principales retos que enfrenta la operación logística son la inseguridad y la corrupción, pero no detalla en cuanto a las acciones emprendidas por temor a revelar datos sensibles de la empresa.

El mercado farmacéutico en México registró un valor por 236 mil 855 millones de pesos en 2018, del cual el 21.5% lo ocupó Marzam, de acuerdo con datos de IQVIA. La empresa afirma haber obtenido ventas ese mismo año por poco más de 16 mil 300 millones de pesos o 5% más que un año antes.

Para este año prevén un crecimiento de entre 10 y 12%, apalancado por una estrategia de ventas enfocada a la ampliación de sus canales de venta, como el comercio electrónico, y una catalogo de productos más amplio, en donde se incluyen más productos de higiene personal.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21