Zonas francas, usadas para el tránsito de piratería: OCDE

El rápido crecimiento de las zonas de libre comercio, donde la actividad económica es impulsada por la reducción de impuestos, controles aduaneros y la supervisión limitada de sus actividades, está fomentando involuntariamente el crecimiento en el tráfico de mercancías falsificadas, indicó un nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

El documento denominado Trade in Counterfeit Goods and Free Trade Zones, da cuenta de la disparidad que existe entre el valor de los productos falsificados exportados por una economía, el número de empresas que operan en las zonas francas y el valor total de las exportaciones de tales zonas.

Comparando el crecimiento en las zonas de libre comercio, medido por el número de empresas y empleados en la zona, y los datos de incautación de aduanas de todo el mundo, muestra que el establecimiento de una nueva zona de libre comercio se asocia con un aumento del 5.9% en el valor de las exportaciones de mercancía falsificada del país exportador.

“Esta es una clara evidencia de que las zonas de libre comercio están siendo utilizados por los delincuentes para el tránsito de productos falsificados”, dijo el Director de Gobierno de la OCDE, Marcos Bonturi durante el lanzamiento del informe.

“Queremos que esto sea un llamado a la acción y vamos a trabajar en los próximos meses para ayudar a las zonas de libre comercio a que intensifiquen sus esfuerzos para detener el tráfico ilícito, mientras que al mismo tiempo mantengan su papel como facilitadores del comercio legal”, añadió.

Se estima que existen más de tres mil 500 zonas de libre comercio, por lo regular ubicadas en los principales puertos marítimos, en 130 países o economías en Norte y Sudamérica, la región de Asia y el Pacífico, Europa y África, frente a sólo el 79 repartidas en 25 países.

Estos lugares, que en México operarán bajo la figura de Zonas Económicas Especiales (ZEE), facilitan el comercio al ofrecer tarifas preferenciales a las empresas, así como una reglamentación más liviana para el financiamiento, la propiedad, el trabajo, la inmigración y la carga tributaria.

Según la OCDE, han ayudado a las economías emergentes para atraer la inversión extranjera y generar empleo y crecimiento, aunque también se han beneficiado economías ricas, como Estados Unidos, Singapur y Hong Kong.

Otro informe del organismo publicado a principios de este mes y relacionado con la gobernanza, detalló que los marcos regulatorios laxos permiten el comercio ilícito, en referencia a la falta de vigilancia de las zonas de libre comercio y sanciones inconsistentes para los transportistas de mercancías falsas, entre otras áreas clave en la política de facilitación del tráfico de productos falsos.

Así como infractores de derechos de autor y marcas comerciales, productos falsificados y pirateados implican riesgos de salud y seguridad, mal funcionamiento del producto y pérdida de ingresos para las empresas y los gobiernos. La OCDE ha demostrado que el 2.5% de las mercancías importadas en todo el mundo, y el 5% de las importaciones de la Unión Europea, son falsos.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21