Logística automotriz made in Corea

PESQUERÍA, N.L.- La complejidad alrededor de la armadora automotriz coreana y su cadena de suministro tiene una ingeniosa historia que contar desde este extremoso municipio de Nuevo León. Y en el entramado de este relato corto pero vasto no existen villanos sino héroes logísticos anónimos, hasta ahora.

La instalación de KIA Motors en México significó el desarrollo de un colosal complejo industrial en un área de 500 hectáreas que estructuralmente concentra las operaciones in situ de por lo menos 20 proveedores de autopartes, la mayoría de ellos asiáticos, más las propias plantas de Hyundai Motor Group. Y entre todos ellos también se localiza Hyundai Glovis México, el personaje oculto en esta historia.

“Glovis inició operaciones (en el país) en abril de 2015. En esa fecha empezamos a preparar toda la importación de la maquinaria de todas las plantas que ves aquí. Así como la maquinaria para todas de plantas que están relacionadas con el grupo que no están en este complejo, pero que se encuentran en Torreón, Arteaga, Saltillo y Ramos Arizpe (Coahuila)”, comenta en entrevista con T21 Javier Vega, Forwarding Manager de este orquestador logístico global de la firma coreana.

Con apenas un equipo local formado por cinco personas y con el tiempo como principal motor de presión se coordinó la importación de entre 900 y mil contenedores sobredimensionados, la mayor parte de ellos provenientes de Corea -80% del activo fijo pertenece a las plantas de Hyundai-, entre prensas, cámaras de vacío, líneas de ensamble, soldadoras, etc., que ingresaron principalmente por el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

La presente historia logística es el reportaje de la portada de la revista T21 en su edición impresa de febrero. Te invitamos a dar click aquí para continuar leyéndola (páginas 14 a 17).

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21