Puerto de Veracruz, un punto agridulce para la logística automotriz

Si se habla de barreras para la logística automotriz el puerto de Veracruz tiene su propio “asiento reservado”.

Los líderes de logística y cadena de suministro de dos de las principales armadoras automotrices instaladas en México coincidieron en que este punto de entrada y salida representa un freno para sus actividades internacionales.

“Aún tenemos un cuello de botella en Veracruz. Vamos al año tres [desde que inició operaciones la planta en San José Chiapa, en Puebla] y aún tratamos de hacer una mejora”, comentó Peter Koltai, Director de Logística de Audi México, durante su participación en el Automotive Logistics México.

Incluso mencionó que las autoridades gubernamentales han sido indiferentes en este tema tan sensible para las armadoras, en su búsqueda constante por reducir tiempos y costos en sus operaciones logísticas.

La firma alemana de autos de lujo echó a andar la planta de Puebla desde 2016. Y aunque aún no reporta datos a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), recientemente indicó que en 2017 superó sus metas al alcanzar una producción de 158 mil 550 unidades de su modelo Q5, la mayor parte planeada para venderse en el mercado exterior.

“Queremos buscar una alternativa [al puerto de] Veracruz, por ejemplo [el puerto de] Tuxpan (al norte del mismo estado). Este puerto tiene posibilidades de crecer e incluso en infraestructura”, dijo Koltai.

El puerto de Veracruz es el mayor punto de entrada y salida de autos en el país. Tan sólo en 2017 movilizó (en importación y exportación) el 56.3% de los vehículos transportados por vía marítima, o un millón 032 mil 692 unidades, un 34% más que en 2016, de acuerdo con los datos de la Dirección General de Puertos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

A su vez, por el puerto de Tuxpan apenas se movilizaron 26 mil 970 unidades en 2017 (solo 201 fueron importación), siendo 2017 el primer año que reporta cifras. En todo el sistema portuario mexicano se movilizaron un millón 832 mil 042 unidades, 40.4% más que en 2016.

Por su parte, Rafael López, Director de Planificación de Materiales y Logística de la estadounidense Ford, no sólo exigió que exista una mayor capacidad para movilizar los autos por el puerto de Veracruz, sino también por los puertos del Pacífico mexicano, como en Mazatlán (Sinaloa), donde tienen una alta actividad de exportación hacia China y Corea.

En su defensa, Eugenia Torres, Subgerente de Desarrollo de Mercado del puerto de Veracruz, indicó que han mantenido abierto el diálogo con las armadoras del país para atender sus necesidades, incluso resaltó las inversiones públicas y privadas que se están detonando alrededor de la ampliación del propio puerto, como el libramiento ferroviario que se encuentra en su etapa final de desarrollo y que “iniciará operaciones en el primer trimestre de 2019”.

Quien aún tendrá oportunidad para revisar este tema será BMW, que está por arrancar operaciones de su planta en San Luis Potosí. “Estamos buscando las alternativas para nuestras exportaciones”, dijo Karl-Friedrich Koch, Vicepresidente de Control de Producción y Logística de la firma alemana.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21