Responsabilidad Corporativa, un desafío para la logística

México está impulsando a la región de las Américas en la creciente tendencia mundial por atender la Responsabilidad Corporativa (RC).

Los resultados observados en la Encuesta sobre Informes de Responsabilidad Corporativa 2017, de KPMG, lo demuestran.

Este año la tasa de informes RC que se reportaron en el país subió a 90%, desde 58% registrado en 2015, alcanzando los niveles de naciones desarrolladas o en franco desarrollo.

Este porcentaje alcanzado por las principales y más grandes compañías establecidas en el país se da en un contexto de cambios en regulaciones locales.

KPMG recordó que en 2013 se aprobó la Ley General sobre Cambio Climático que requiere que las empresas elaboren un informe sobre sus emisiones de carbono, mismo que se implementó en 2015 y 2017.

Asimismo, la Bolsa Mexicana de Valores también ha introducido índices de sustentabilidad, en los que muchas compañías están interesadas en unirse para llamar la atención de los inversionistas y acceso a nuevo capital. Para adherirse, las compañías deben generar informes de sustentabilidad.

El salto que México dio de 58% a 90% en RC, fue un importante impulso para que a nivel región Américas la tasa de informes de este tipo subiera a 83% este año, desde 77% en 2015, según la encuesta de KPMG.

En el periodo comparado, Asia Pacífico descendió un punto porcentual (pp) para quedar en 78%, Europa subió tres pp a 77% y África y Medio Oriente bajó un pp a 52 por ciento.

Los informes de RC son aquellos que muestran el impacto del negocio en el cambio climático, el medio ambiente, la sociedad y, por ende, sus consecuencias financieras.

LOGÍSTICA IMPLICADA
En mayor o menor medida las operaciones de logística y transporte, implicados en la cadena de suministro de las empresas, tienen una participación muy importante en el impacto sobre el cambio climático.

Aunque los esfuerzos hasta ahora han sido incipientes, las empresas autotransportistas y sus usuarios han realizado sendos trabajos para disminuir este impacto.

Desde hace siete años la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que instaló el Programa de Transporte Limpio, en el que tan sólo en 2017 ha evaluado a más de 57 mil camiones.

En este programa de carácter voluntario las empresas ingresan en un esquema de capacitación. Una vez adquiridos los elementos necesarios, los operadores de las unidades obtienen el distintivo, así como las empresas promotoras.

Actualmente el programa tiene integrados 366 socios, la mayor parte son transportistas, 17 usuarios y no tienen flota, así como 28 socios del programa, en esta última categoría se consideran a los proveedores de equipo.

Durante estos siete años se han reducido 7.5 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), según la Semarnat.

Estos y otros factores están haciendo que los inversionistas volteen a ver a las empresas que buscan reducir su huella de carbono en el mundo y, a su vez, esta cultura se va impregnando en más actores sociales.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21