El papel de los 3PL en los desastres naturales

Por:
Enrique Duarte

De este lado del globo, más que nada en meses y años recientes, el continente americano ha sido “blanco” de devastadores fenómenos naturales que han dejado a su paso importantes afectaciones sociales y económicas.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre en México; el paso de varios huracanes también por México, países del Caribe y Estados Unidos, son sólo algunos ejemplos recientes de muchos que se han presentado a lo largo de los últimos años.

En este tipo de lamentables eventos, los operadores logísticos 3PL o Third-Party Logistics han tenido una importante actuación en los procesos de reconstrucción y apoyo, aunque existen diferencias sensibles dependiendo de la región que se observe.

En México, por ejemplo, se realizaron importantes esfuerzos por parte de operadores logísticos nacionales y extranjeros como Estafeta, DHL, UPS, iVoy y RedPack, entre otros, para el traslado de los víveres o ayuda humanitaria; pero destaca que estos se efectuaron de manera individual y sin contar con algún planteamiento rector u organización, ya sea del sector privado o del gobierno federal.

Otros esfuerzos, los de mayor volumen, provinieron de la sociedad civil que de manera espontánea e improvisada instaló centros de acopio en las calles de la Ciudad de México, principalmente, y llevó a cabo la transportación por cualquier tipo de vehículo, motorizado o en bicicletas, superando en muchos casos la actuación del gobierno federal y local.

Los esfuerzos de la cadena de suministro humanitaria (la ayuda) suelen estar llenos de incertidumbre, así como de limitaciones en tiempos y recursos (…) los operadores logísticos están en condiciones de aprovechar su tecnología y la experiencia de sus empleados para facilitar una respuesta rápida”, se lee en el 2018 Third-Party Logistics Styudy.

En este mismo estudio se enmarcan ejemplos de colaboración y unión entre operadores logísticos, en un ánimo por apoyar eficazmente en las zonas de desastres.

Tras el paso del huracán Katrina, en 2005, se creó la American Logistics Aid Network (ALAN), en Estados Unidos.

A esta red se han sumado asociaciones, institutos, transportistas, entre muchos otros y todos relacionados con operaciones logísticas y de cadena de suministro, que en casos de desastres naturales proporcionan personal capacitado, vehículos, almacenes secos o fríos y su experiencia en distribución para llevar las ayudas a donde se necesite.

Lo anterior, de una manera más organizada y con la participación de la sociedad civil involucrada también en organismos no gubernamentales.

El propio estudio lanza las interrogantes, ¿cómo pueden los proveedores de logística ayudar en futuros esfuerzos en casos de desastre? ¿Las avanzadas tecnologías 3PL agilizarán el movimiento de bienes a los necesitados? ¿Podrían los 3PL aplicar las lecciones aprendidas en los escenarios de desastres a sus operaciones generales?

Quizá sea momento de plantear y responder estas mismas preguntas en México y en otros países donde existe una gran voluntad para ayudar, pero una escasa o incipiente organización.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
10 + 7 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.