Cadena de suministro en riesgo por terceros involucrados

Por:
Enrique Duarte

La ausencia de prácticas de investigación sobre los terceros involucrados en las cadenas de suministros de las empresas, puede ocasionar a estas últimas grandes dolores de cabeza.

La consultora KPMG desveló que en México 34% de las empresas no tienen un proceso formal para identificar a terceros intermediarios o personas asociadas de alto riesgo, desde una perspectiva antisoborno o corrupción.

Incluso 13% no sabe si cuenta con ello.

Lo anterior convierte a las empresas en blancos fáciles de ser víctimas de prácticas de fraude o corrupción, provocadas por los terceros involucrados y que, en su mayor parte, cuentan con apoyo de uno o más empleados de la propia compañía.

Datos oficiales mostraron que un 35.5% de las empresas en México fue víctima de algún ilícito en 2015, siendo el fraude el tercero con mayor frecuencia, ya que registró una tasa de 715 incidentes por cada 10 mil unidades económicas.

A su vez, los actos de corrupción tiene la quinta mayor frecuencia, con 486 incidentes.

Estas cifras reflejan el grado de exposición que asumen las organizaciones, así como el elevado número de directivos que ignoran el asunto o no evalúan en toda su magnitud los riesgos inherentes a la cadena de suministro. En América Latina, particularmente en México, la realidad no es distinta; por ello, la exposición a probables pérdidas es alta”, precisaron José Claudio Treviño y Argenis Bauza, ambos socios de KPMG.

Para los especialistas llama la atención la falta de interés de algunas empresas por conocer a sus socios e intermediarios comerciales, cuando en otros contextos, como en las áreas de ventas y calidad del servicio, se insiste en lo estratégico que es conocer al cliente e identificar sus perfiles y necesidades.

Lo anterior toma relevancia cuando, por otro lado, cada vez más empresas contratan los servicios de proveedores logísticos, para llevar a cabo las labores de su cadena de suministro.

Otro dato hace más evidente la relevancia del análisis de los terceros implicados, ya que en general los proveedores aportan entre el 50 y 60% del valor agregado al producto final de las empresas.

Al hablar de terceros involucrados se hace mención de personas asociadas que toman la figura de intermediarios, gestores, distribuidores o representantes, o bien, despachos contables, aduanales o legales, que en la práctica actúan a nombre de la empresa para realizar trámites, obtener permisos o licencias, y en ocasiones realizar operaciones en una geografía diferente, fuera del alcance o supervisión de la casa matriz.

Por esto mismo, dentro de la práctica de due dilligence de las empresas (investigaciones específicas sobre terceros para asegurar su calidad ética, antecedentes comerciales y cultura organizacional), es necesario que en la relación contractual empresa-proveedor se haga mención del derecho a revisar y auditar sus procesos.

Esto sumaría a que los terceros omitan este tipo de prácticas.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
8 + 8 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.