Claroscuros en el presupuesto para Zonas Económicas Especiales

El Gobierno Federal se ha encargado de promover en últimas fechas y en diferentes ámbitos, incluso internacionales, a las Zonas Económicas Especiales (ZEE), un proyecto que pretende combatir el rezago económico de los estados más pobres del país.

Sin embargo, en los documentos del Ejecutivo, al frente de Enrique Peña Nieto, relativos al Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017, entregados el pasado jueves a la Cámara de Diputados, se hace una incierta referencia a los montos que se invertirán y el destino de éstos para las ZEE.

En el documento de Criterios Generales de Política Económica para la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación correspondientes al Ejercicio Fiscal 2017, el Ejecutivo Federal menciona que “se propone la asignación de recursos para la realización de los primeros proyectos en el marco de la nueva Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, promulgada en junio de 2016”.

En el párrafo siguiente se lee que para el próximo año “se propone la asignación de 2 mil millones de pesos para proyectos de infraestructura económica, dentro de los que destaca mil 200 millones de pesos para el mantenimiento ferroviario del Chiapas-Mayab”.

Cabe destacar que desde el año pasado y el presente a este proyecto ferroviario se le viene asignando presupuesto público, mismos que suman dos mil 582 millones 526 mil 387 pesos. A su vez, para 2017 y 2018 se prevé asignar otros dos mil 582 millones 525 mil 386 pesos, divididos respectivamente en igual monto, según el documento Programas y Proyectos de Inversión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), referidos al Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec.

Es decir, es un proyecto que anteriormente no tenía relación con estas zonas económicas.

De los 2 mil millones de pesos anteriormente referidos, el Gobierno Federal no precisa el destino del monto restante.

Por otra parte, en el documento Estrategia Programática de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) se habla que para alcanzar un México Próspero esta dependencia “contribuye a impulsar el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales del país, considerando que este objetivo dará cumplimiento a lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y en la Estrategia de Cambio Climático, a un crecimiento verde incluyente, cimentado en el incremento de la productividad y no en la explotación irresponsable de los recursos naturales”.

Y dos párrafos más adelante se menciona que Sagarpa contará para el ejercicio 2017 con los componentes de Mejoramiento Productivo de Suelo y Agua, Energías Renovables y con el componente de Desarrollo Productivo Sur-Sureste y Zonas Económicas Especiales.

Éstos “buscarán incrementar la producción y productividad agrícola y el uso sustentable de los recursos naturales, así como coadyuvar a elevar el ingreso de los productores, promover el empleo, garantizar la seguridad alimentaria y reducir la pobreza”, se lee.

El componente mencionado de “Desarrollo Productivo Sur-Sureste y Zonas Económicas Especiales” aparece en el documento de Proyecto de Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017. Ahí mismo se señala que tendrá un monto asignado por 957.1 millones de pesos. Sin embargo, no hay más detalles sobre esto.

En este último documento, el que analizarán y aprobarán los diputados, no aparecen más referencias sobre las Zonas Económicas Especiales.

El Gobierno Federal, una vez que nombró a Gerardo Gutiérrez Candiani, un empresario de renombre en el país, al frente de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE), un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que no se menciona en ninguna otra parte del proyecto de presupuesto de egresos.

Esta AFDZEE tiene el mandato de publicar un primer decreto para finales de año para la creación de la primera zona económica, misma que se tiene pensado instalarla en la línea colindante entre los estados de Guerrero y Michoacán.

Y formalmente habrá otras dos. Una en el corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec, para los estados de Veracruz y Oaxaca, y otra en Puerto Chiapas. Al menos 10 estados en el país podrán contar con estas zonas por ser considerados como de rezago económico importante dentro de una fórmula específica que se creó para ello.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21