Nueva ISO 9001:2015 incrementará eficiencia de las empresas

BSI Group, miembro fundador de la Organización Interrnacional de Normalización (ISO).

La nueva versión de la norma ISO 9001 en su versión 2015 se encuentra en una etapa final de revisión, y según se entrevé del borrador, busca incrementar la eficiencia de las organizaciones empresariales a través de cambios de fondo tanto en la estructura como en el contenido de la norma, lo que permitirá una integración entre diversos sistemas de gestión, además de acentuar el enfoque de atención al cliente.

Su nueva estructura estará cimentada en diversos aspectos que mejorarán sustancialmente el desempeño organizacional, como parte de las exigencias de un mundo globalizado y ante los desafíos que esto representa, informó el organismo BSI, miembro fundador de la Organización Internacional de Normalización (ISO).

La innovadora estructura será integradora cuando se implemente más de un sistema de gestión.

“Las empresas de nuestro país podrán competir en un mundo globalizado gracias a los sistemas de gestión unificados, donde el proveedor se obliga a dar un producto de calidad según las exigencias del cliente, además de que la alta dirección estará involucrada directamente. La norma prevé que movimientos estratégicos diversos formen parte de la misma herramienta, alineando al negocio con sus operaciones internas”, explicó Leonardo García Rojas, instructor y auditor de BSI Group México.

Según BSI, ISO 9001:2015 estará formada por una decena de cláusulas relativas a la estructura de alto nivel emitida por la ISO (en el Anexo SL de las directivas de la ISO), el cual tiene como ventaja principal integrar requisitos de sistemas de gestión de manera más sencilla al homologar textos, términos y definiciones y permitir a las organizaciones integrar sistemas de gestión de diferentes especialidades.

El nuevo modelo de la norma ISO 9001:2015 tiene fundamento en el mismo modelo y define con mayor claridad en cada clausula los requisitos necesarios para gestionar la calidad, haciendo hincapié en las necesidades del negocio, el contexto de operación de la organización, los requerimientos de la partes interesadas, la planeación estratégica, la gestión de riesgos, la gestión de conocimiento, procesos y controles de calidad y monitoreo, análisis y evaluación del despeño del Sistema de Gestión en la Organización, destacó la entidad.

“Esto permite que la organización gestione la calidad con base en resultados tangibles al negocio”, añadió García Rojas.

Twitter: RevistaT21