Mayor integración en cadena logística permite ahorros de hasta 15%

El vicepresidente de DHL Supply Chain México, Daniel Pardo

Uno de los principales problemas logísticos que se detecta en las cadenas de suministro en México es la segmentación, cada proceso está en manos de gente diferente, implicando costos adicionales, ya que el paso de un proveedor a otro siempre tiene un punto de control. Integrar los servicios bajo un solo techo reduciría gastos. En sector de bienes de consumo, por ejemplo, el ahorro podría ser de entre 15 y 20% por reducción de mermas, comentó en entrevista Daniel Pardo, vicepresidente de DHL Supply Chain en México.

“El ahorro en costo es muy variable. Las mermas, por ejemplo, en productos dañados, por productos obsoletos por no administrar correctamente el inventario o las pérdidas en ventas por no atender a ciertos clientes son indicadores muy grandes que a veces se controlan poco”, explicó el directivo, que agregó que esa pérdida se puede reducir a cero. “Y eso es en toda la cadena, porque un producto no solo se daña en almacén, también en el transporte y el punto de venta. Toda esa merma vale mucho dinero”.

En muchas empresas, identificar estas áreas de oportunidad no es algo tan obvio porque muchos de los valores de las cadenas de valor son ocultos y no se reflejan en los indicadores de la compañía porque no pueden ver en conjunto dónde podrían estar ahorrando dinero.

Otras de las áreas de oportunidad, señaló Pardo, es que la tercerización de servicios logísticos aún no es muy común en sectores como el energético o ciertas industrias de productos químicos, mientras que en otros, como el retail o la industria de consumo, tienen niveles muy bajos. “Los retos adicionales para las grandes compañías es hacerlas más eficientes. El tipo de tecnología que tenemos para almacenamiento puede ser muy variada dentro de una sola instalación, según el tipo de producto que hay en el almacén y qué necesidad de inventario tiene”, agregó.

La tercerización de servicios es también una opción para Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs), que no tienen así que invertir en infraestructura para sus procesos logísticos.