Se transforma la logística automotriz

Ante los cambios que vive la industria automotriz a nivel mundial, el área logística en conjunto con proveedores de estos servicios deben someter a revisión y reevaluación sus cadenas de suministro, en busca de establecer nuevos modelos “híbridos”, es decir que los procesos sean más flexibles y más ligeros para sobreponerse a situaciones limite.

Un estudio reciente denominado “El Nuevo Híbrido en la Cadena de Suministro del Sector Automotriz: Lean and Resilient” realizado por Lisa Harrington, presidente del Grupo lharrington LLC, para DHL Supply Chain, señala que las empresas que ignoran o tardan en hacer frente a los problemas, que pueden causar volatilidad en sus cadenas de suministro, arriesgan sus utilidades y la confianza de sus accionistas.

El documento señaló que las empresas que sí se preparan para tener un mayor control y manejo de la cadena generalmente están delante de su competencia, por lo que previo a redefinir y establecer procesos es necesario llevar a cabo simulaciones de colaboración globales para probar la efectividad de las nuevas acciones a implementar.

Esta situación toma mayor importancia en nuestro país, ya que la industria automotriz aporta el 3% del PIB nacional, alcanza ventas por más de 30 mil millones de dólares al año y genera poco más de 500 mil empleos directos.

Uno de los principales cambios que enfrenta el sector, son el crecimiento global y mercados emergentes, pues se prevé que pese a la crisis económica en Europa la producción mundial de vehículos alcanzará niveles récord impulsados por China e India como mercados emergentes, por lo que las cadenas de suministro deben estar preparados con planes de contingencia.

Las mega plantas y múltiples plataformas
es otro de los cambios a los que se deben adaptar las cadenas de suministro, pues cada vez las empresas ajustan sus procesos de manufactura para producir distintos modelos de vehículos o distintas plataformas en una sola planta para ganar flexibilidad, reducir costos y utilizar mejor la infraestructura para la producción. “Lo que a su vez reduce la necesidad de ampliar las plantas con mayor crecimiento en China y México”, refirió el documento.

Por otra parte, las plantas de manufactura y las bases de proveedores se están ubicando cada vez más cerca de los mercados finales, por lo que se avanza hacia modelos de producción más regionalizados.

Finalmente, el estudio agrega que el mayor reto que enfrenta el sector logístico de la industria automotriz es la constante presión por la reducción de costos, acompañada por la necesidad de incrementar la velocidad para satisfacer los mercados en crecimiento, lo que genera una enorme presión sobre las cadenas de suministro.