Slots en AICM: la guerra que viene

Con la nueva disposición para reducir la capacidad del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) va a ser necesario redensificar también el número de slots que estén disponibles para las aerolíneas que operan ahí. Ya se habla de prohibir la permanencia de aerolíneas que deben dinero a ASA y al AICM (por turbosina o por servicios de rampa, respectivamente) y se menciona, entre otras, a Magnicharters y Aeromar, así como aerolíneas ya desaparecidas.

También se ha dicho que saldrán del AICM la Guardia Nacional, las operaciones oficiales y las aerolíneas exclusivas de carga, con lo cual se reduciría entre un 8 y un 10% el número de operaciones. Aun así, el AICM tendrá que hacer una redistribución de slots que implicará ordenar lo que hasta ahora ha estado fuera de control.

En los últimos años dejó de funcionar correctamente el comité de horarios, el Sistema de Control de Flujo y el Slotix, mecanismos que permitían darle secuencia ordenada al uso de los segmentos de espacio-tiempo por parte de las aerolíneas, pero que funcionaban porque había una excelente coordinación entre el AICM, Seneam y DGAC. En los últimos tiempos, sin embargo, las empresas mantuvieron sus slots como “propios” pero algunos sin usar, los cuales pedían otras aerolíneas bajo el esquema “ad-hoc” (o sea, se repartían los distintos segmentos de forma conveniente para todos, menos para el orden que debería prevalecer en el aeropuerto).

Con las nuevas disposiciones para limitar los slots -que el Seneam fijó de forma unilateral, draconiana y muy discutible en 49 por hora durante 18 horas, aunque se estima que en realidad fluctúen entre 51 y 53 en al menos 20-22 horas- el uso de slots deberá respetarse y, además, deberán utilizarse  a lo largo del horario asignado y no a discreción de las aerolíneas (por ejemplo, si el slot está entre 8 y 9 am no será posible que, como ocurre en la actualidad, todos los vuelos pretendan acomodarse entre 8 y 8:15 am como se estila) y tampoco se permitirá que si un slot está asignado a las 5 am se utilice a las 9 am, como ha venido sucediendo de forma irregular.

Pero es obvio que este ordenamiento va a sacar chispas. De hecho, ya lo está haciendo y ha provocado batallas entre una y otra aerolínea de las que operan en el AICM. Como quiera, el asunto tendrá que ordenarse porque parte de los problemas de la supuesta saturación del AICM se derivan de este desorden, aunque el resto sí es responsabilidad del caos que creó en el Seneam el recién retirado director.

Lo que puede ayudar son las mesas de trabajo que ha creado el subsecretario de Transportes: por primera vez en esta administración se sientan juntos controladores, pilotos, aerolíneas, autoridades y hasta la empresa europea de diseño aéreo a la que le urge recuperar su reputación, porque hay la impresión de que sólo cobró y dejó sin terminar el rediseño del espacio aéreo.

La buena noticia es que ya están trabajando, la mala es que se quiere forzar la ida al AIFA para darle vida, aunque sea artificial. En lugar de limitar el AICM, habría que facilitar el acceso de los pasajeros al nuevo aeropuerto.

E-mail: raviles0829@gmail.com

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Banner