Empresas unicornio: El objetivo primordial en los negocios de la nueva era

En el universo del emprendimiento hay un hito importante que todo pequeño y mediano empresario busca conseguir, algo que por su nombre mítico parece inalcanzable, pero muchas startups lo han encontrado. Nombres como Kavak, Bitso, GBM+ o Lalamove han crecido y se han convertido en una empresa “unicornio”. Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de este fenómeno?

Por definición, un unicornio es un animal fabuloso surgido de la ficción; pero dentro del ecosistema empresarial, este término tiene una connotación diferente. En noviembre de 2013. Aileen Lee fue la primera en llamar así a una compañía apoyada en tecnología que alcanza un valor de 1,000 millones de dólares en alguna de las etapas de su proceso de levantamiento de capital, generalmente, al inicio.

En contraste con la fantasía de donde se toma el nombre de estos negocios, la realidad nos dice que, por lo menos, se forman hasta 4 compañías de este tipo cada año, respaldadas por una nueva generación de tecnología disruptiva (análisis de datos, aprendizaje automático, conexión y transacciones móviles, etc.), lo que nos habla de la rentabilidad empresarial a través de la digitalización.

Mucho se ha comentado respecto a que la súbita llegada de estos “monstruos económicos” tiene repercusiones sobre las empresas establecidas de manera tradicional, pero hoy, más que nunca, es el momento de evolucionar. La realidad nos ha obligado a evolucionar y acoplarnos al ritmo en el que avanzan los tiempos.

Las empresas unicornio son ejemplo de lo anterior, mostrándonos que las startups pueden desarrollarse a ritmos acelerados y que el desarrollo de un negocio está marcado por una rápida rentabilidad y el uso de tecnología digital como pilar de operación.

Hoy, creo que las empresas tecnológicas y posibles unicornios sentarán las bases de la economía mundial en esta nueva era, ¿por qué? Hay importantes características diferenciadoras que las convierten en los modelos del presente y futuro, por ejemplo, la eficiencia con que operan, ya que la gran mayoría es de tipo B2C, es decir, llegan directamente al consumidor final.

La rentabilidad que arrojan estas startups es acelerada e impresionante. Vemos que, por cada dólar invertido en estas empresas, se han generado valores de hasta 26 veces más, aproximadamente. En adición, son negocios de gente joven y para gente joven. La edad promedio de los emprendedores es de 34 años y, generalmente, se conforman por 3 personas en promedio.

Otro factor importante en el surgimiento y desarrollo de las empresas tecnológicas es el uso de la logística. En empresas de venta y distribución de productos, las soluciones de última milla han ayudado a impulsar el crecimiento de pequeñas y medianas empresas, reduciendo tiempos de entrega a través de un servicio especializado que permite a los emprendedores enfocar sus esfuerzos en otras áreas de sus negocios. Esta combinación ha resultado en una doble ganancia, logrando dar visibilidad y crecimiento al giro de los envíos inmediatos.

Actualmente, Latinoamérica es uno de los ecosistemas de emprendimiento más importantes y con mayor futuro a nivel internacional; y México se ha convertido en uno de los mercados más atractivos para las empresas nuevas y sus inversionistas, debido a la aceptación de las innovaciones tecnológicas en pro de nuevos modelos comerciales y la generación de estos ya no tan míticos unicornios empresariales, que están destinados a galopar rápidamente con rumbo a la recuperación de la economía mundial.

Revisa aquí mi columna anterior: Emprendimientos inteligentes con cadenas de distribución óptimas

Christophe Milhères actualmente es director general de Lalamove México.

Comenta y sigue a Christophe Milhères en Linkedin

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21