Los principales disruptores de la Cadena de Suministro

Los expertos en el tema pronostican que el sector del transporte y logística, la fabricación de bienes de consumo y la gran distribución ya experimentan rupturas disruptivas de sus negocios. Además, otros pensamos que el efecto de esta ruptura será mayor hasta un punto donde los modelos de cadena de suministro tal y como los operamos hoy en día desaparecerán debido a las tendencias globales en la industria.

Estos informes expertos han identificado distintos disruptores que nos incitan al cambio transformacional y organizacional de la cadena de suministro. Algunos de ellos ya están presentes en Logística y otros lo estarán en muy corto plazo, pero todos tendrán un gran impacto que harán cambiar a la cadena de suministro y la logística como la conocemos.

Entre los disruptores principales identificados tenemos los siguientes:

• Comercio electrónico y distribución omnicanal - Las compras digitales siguen creciendo a nivel global para llegar a representar este año el 20% de las ventas totales del comercio. Esto será posible al uso de las aplicaciones móviles y a la decisión de los distribuidores para invertir en centros de distribución omnicanal – consolidando múltiples infraestructuras logísticas para atender 3 diferentes canales de venta (mayoristas, distribuidores y clientes individuales) en una misma localización.

• Logística Urbana – Hoy más del 50% de la población mundial vive en ciudades, desafiando a las entregas de última milla en las operaciones de distribución para desarrollar nuevos métodos de entrega de mercancías.

• Tecnología móvil y portátil – Más de 60% de los consumidores de las Américas tienen y utilizan un teléfono inteligente para comprar o realizar el seguimiento de sus compras. El sistema de localización por satélite (GPS) es una capacidad embebida en los móviles que puede optimizar la mejora en el “delivery”

• Robótica colaborativa y automatización – El control automático, vehículos sin conductor y los ordenadores portátiles, integrándose con los sistemas coordinados producen ya un cambio revolucionario en la industria al eliminar el error potencial de los seres humanos, trabajos tediosos o tareas humanas peligrosas que no queremos hacer.

• Sensores y la Internet de las cosas – La proliferación de sensores embebidos que se comunican en tiempo real vía Internet sin la intervención humana soporta la Internet de las cosas (IoT). Entre las oportunidades, los sensores en los procesos de fabricación podrán avisarnos de problemas y ofrecer instrucciones para su corrección, contenedores y embalajes para transporte que podrían ser continuamente monitorizados seguidos por GPS para optimizar las rutas y sus entregas.

• Big data y análisis predictivo – Manejando y apalancando la cantidad masiva de información que las compañías recogen y almacenan de sus operaciones, ventas y clientes, requieren de un gran poder de computación para analizar y visualizar la información. Las organizaciones ya no tienen que mirar hacia atrás para reconstruir qué ha pasado, ellos ahora pueden aplicar algoritmos sofisticados que realicen un análisis predictivo para anticipar y prepararse para distintos escenarios futuros y por lo tanto reducir el riesgo.

• Fuerza laboral logística – La logística tiene un problema de imagen, a pesar de que los almacenes del pasado no se parecen en nada a las plataformas logísticas de hoy día.

Los “baby boomers” se están retirando ya del mercado laboral, entonces la industria tiene el desafío de atraer, formar y retener una fuerza laboral logística adecuada. Las previsiones anticipan más de 270,000 nuevos puestos anuales en logística para los próximos años en nuestro mercado y para ello debemos buscarlos en distintos colectivos: mujeres, “seniors”, nuevos entrantes en el mercado y otros segmentos.

• Sostenibilidad – La presión sobre la responsabilidad social corporativa (RSC), los cambios en el clima, obligarán a la industria a enfocarse en el impacto medioambiental de las operaciones de la cadena de suministro para mitigar los efectos sobre la diversidad local, la generación de residuos sólidos y las emisiones contaminantes.

• Visibilidad total de la cadena de suministro – Gracias al GPS, a la Internet de las Cosas (IoT) y Big Data tendremos servicios de localización precisa que facilitan que todos los envíos sean rastreables en tiempo real por los proveedores, fabricantes, transportistas y consumidores, desde el instante mismo del pedido hasta el instante de la entrega.

• Modelos de colaboración – La tecnología existente puede significativamente reducir los costes asociados para la cadena de suministro al facilitar la información que cada eslabón de la cadena necesita. Podemos realmente conseguir beneficios, sin embargo, los socios en el negocio deberán confiar en la cadena de suministro para colaborar. Por ejemplo, los competidores pueden compartir camiones para eliminar kilómetros en vacío y reducir así el coste de transporte.

Por tanto, la pregunta que toda cadena de suministro debe hacerse ya es: ¿Cómo podemos prepararnos para alcanzar estos desafíos de los próximos años?

Y la respuesta, sin duda es: Enfocándonos y comprendiendo todos los cambios que nos llevan a estos disruptores, a través de la inversión en infraestructuras, tecnología y personas. Además, las organizaciones deben revisar sus planes estratégicos que incluyan las competencias principales de los nuevos negocios y los objetivos futuros, en relación a sus clientes y al mercado global.

 

Comenta y sigue a José Luis Galiana en Linkedin. El autor es presidente de la Red de Ayuda Logística (RALOG)

Revisa su columna anterior: Cadena de suministro vs. operaciones logísticas

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21