Cadena de suministro vs. operaciones logísticas

Hoy vamos a reflexionar acerca de la Cadena de Suministro en relación a las Operaciones Logísticas, un tema donde grandes expertos nos han dejado ríos de tinta y que con la globalización existente la definición de cadena de suministro no está muy clara y a veces se confunden los términos de gestión de operaciones logísticas con gestión de la cadena de suministro.

A modo de introducción podemos hacer un símil con algo de tanta actualidad hoy en día como es la Sanidad, y podemos decir que la Cadena de Suministro sería el sistema circulatorio, mientras que la Logística sería el corazón de ese sistema. Hecha esta pequeña licencia, pasemos a ocuparnos más en profundidad de las distintas definiciones, límites y diferencias entre en ambos conceptos para posteriormente hacer la reflexión.

Existen variadas definiciones de la Cadena de Suministro, pero independientemente del tipo de organización en la que nos encontremos, la mejor Cadena de Suministro es aquella que satisface plenamente las necesidades de Marketing y Ventas en el país donde opera.

Para mí la definición que más me gusta aplicar a la Gestión de la Cadena de Suministro “SCM” es aquella que: “Considera la Gestión de la Cadena de Suministro como una filosofía de trabajo integradora para gestionar todos los flujos en los distintos canales de distribución, desde los proveedores, pasando por los clientes, hasta los consumidores finales”.

Esta Gestión de la Cadena de Suministro acompaña a la planificación y a la ejecución de todas las actividades en los procesos de planificación, abastecimiento, fabricación, distribución y devolución, así como de todos los procesos facilitadores que acompañan a la “SCM”.

De forma importante, también incluye la coordinación y colaboración con todos los “partners” a lo largo del canal, que pueden ser proveedores, intermediarios, operadores y proveedores de servicios y por supuesto los clientes y consumidores.

En esencia, la gestión de la cadena de suministro integra la planificación y la ejecución de la demanda y la oferta dentro y entre las compañías. 

La gestión de la cadena de suministro es una función integradora con la responsabilidad principal de unir las principales funciones y procesos del negocio dentro y entre las compañías en un modelo único de cohesión, de alto rendimiento que incluye la gestión de todas las operaciones de logística, así como las de fabricación, planificación y abastecimiento.

También dirige, facilita y gestiona la coordinación de los procesos facilitadores de la cadena de suministro como son: la estrategia y el liderazgo, las finanzas, los recursos humanos, los sistemas, las tecnologías de la información, la calidad y la seguridad (OSHA) dentro de la cadena.

Por otro lado, son varias las definiciones de Logística, quizás para mí la más relevante es aquella que gestiona todo o parte de los procesos físicos y de información para “entregar el producto correcto, en el lugar correcto, en el tiempo correcto, en las cantidades correctas, al coste y calidad correctos, pero siempre de acuerdo con las condiciones pactadas con el cliente”.

Por lo tanto, esta gestión de la Logística es una parte muy importante de la gestión de la cadena de suministro que planifica, implementa y controla tanto la eficacia como la eficiencia de los flujos directos e inversos, así como el almacenamiento de la mercancía, los servicios y la información relativa entre el punto de origen y el punto de consumo para satisfacer los requerimientos del cliente.

La gestión de las operaciones logísticas típicamente incluye la gestión del transporte de entrada y salida, la gestión de la flota, el almacenamiento, los equipos de manejo de materiales, las operaciones de preparación de pedidos, el diseño de la red logística, la gestión del inventario, la planificación de la demanda y la gestión de los servicios de los operadores logísticos, entre otros.

Como decía al principio, la Gestión de la Cadena de Suministro está para satisfacer las necesidades de Ventas y Marketing dentro del país donde opera y si estos objetivos no se logran, es que están mal diseñadas independientemente de su definición, límites y alcance dentro de la Organización.

Mi experiencia profesional  dentro de una multinacional fabricante de FMCG fue muy positiva, ya que pasamos de una organización con funciones logísticas y productivas  aisladas como silos a una organización integrada de Cadena de Suministro Regional como uno de los procesos de negocios principales, lo cual nos permitió generar suficiente “combustible” para invertir en las marcas principales, al tiempo que pudimos mejorar sin duda la satisfacción de nuestros consumidores al incrementar  el servicio de nuestros clientes.

Comenta y sigue a José Luis Galiana en Linkedin. El autor es presidente de la Red de Ayuda Logística (RALOG)

Revisa su columna anterior: Retos y desafíos de la formación logística para afrontar la tecnología emergente

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21