Desbalance en impo/expo, nueva normalidad requiere intermodalidad: Schneider

El mayor crecimiento que enfrentará Estados Unidos frente al que logre México, la consolidación del Tratado entre México, Estado Unidos y Canadá (T-MEC), el efecto del nearshoring para que más plantas productivas se instalen en nuestro país para atender la región de Norteamérica y la experiencia que dejó la pandemia de COVID-19, serán factores que incidirán en que el gap entre las exportaciones a la Unión Americana y las importaciones provenientes de esa nación se mantenga amplio.

En el webinar “Crisis de capacidad transfronteriza… resolver la nueva normalidad” al que convocó Schneider, se planteó que ese gap entre impo/expo que entre 2010 y 2013 fue cerrado, a partir de 2014 comenzó a ampliarse, “hasta 2019 las exportaciones de México crecieron en promedio 7% mientras que las importaciones lo hicieron 2.4%, casi 3 veces más”, destacó Bernardo Rodarte, vicepresidente y general manager Mexico Operations de Schneider.

Gap impo/expo

“En Monterrey hoy la relación es de 6 a 1 hacia el norte versus el sur, ante ello el mercado tiene que crear artificialmente la capacidad para resolver las 4 cargas. Estamos hablando de un desequilibrio”, alertó Haroon Syed, vicepresident dedicated services de Schneider.

Frente al escenario descrito, pero también por los retos que se enfrenta, la multimodalidad y en particular el intermodal, es una opción para lograr aminorar el reto del desbalance, pero también para tener una cadena de suministro más flexible y que, como expuso Bernardo Rodarte, pueda enfrentar incluso embates de la naturaleza.

“Hace unas semanas tuvimos el cierre de las carreteras por la situación climática, mientras que el intermodal no se detuvo”, indicó.

En la perspectiva de los directivos el gap entre tránsitos al norte y sur debe ser analizado como la nueva normalidad, situación que se acrecentará con el nearshoring y el impulso del T-MEC, como planteó Kenneth Smith Ramos, socio de la consultora AGON.
 

“Anteriormente cuando se decidían las inversiones no se tenían que preocupar por una pandemia que paralizara la cadena de suministro, este es un nuevo elemento en la ecuación de la inversión que viene”, anticipó Smith Ramos.

En su perspectiva, no sólo la presencia de la COVID impulsará el nearshoring, sino el aprovechamiento de las reglas del T-MEC en temas de contenido regional, motivando con ello que Norteamérica sea atractivo a la inversión, en especial México.

Entre los sectores industriales que podrían verse beneficiados por este conjunto de factores están en una primera esfera las industrias automotriz, aeroespacial, maquinaria y equipo; en un segundo espectro y motivado por lo experimentado en 2020 lo relacionado con equipo médico, pharma y economía digital, incluido el e-commerce; finalmente la agroindustria, enfatizó el otrora jefe de la negociación técnica para modernizar el entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Todos esos grupos pueden beneficiarse, pero también la logística y transporte, debido a que los participantes de ese sector participan de los mercados antes descritos”, abundó Kenneth Smith.

No obstante, subrayó en la acentuación que tendrá el desbalance comercial, derivado de que la profundidad de la desaceleración económica de México marcará diferencia frente al repunte de la economía en Estados Unidos.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2021 México crecerá en 4.3% su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que Estados Unidos lo hará en 5.5%, en parte por la política de estímulos que está implementando la administración del presidente Joe Biden.

En este escenario es que tanto Bernardo Rodarte como Haroon Syed puntualizaron en la necesidad que se tiene de tener cadenas de suministro resilientes, que permitan adaptarse de manera efectiva y ágil a las condiciones que se enfrenta en el comercio entre México y Norteamérica, en particular con Estados Unidos.

En un ejercicio realizado por Schneider al preguntar a sus clientes si emplean alguna opción multimodal para para obtener capacidad adicional, la opción de autotransporte (caja seca) es la respuesta más concurrida, seguida de intermodal, brockerage, servicios dedicados como las principales opciones.

Para Schneider, la opción integral para optimizar los costos en las cadenas de suministro requiere de optimizar costos, capacidad y servicio, por ello la combinación de los diversos factores como el autotransporte, intermodal, servicios dedicados y logísticos, son la clave para hacer frente a la nueva normalidad.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21

DEL - 8 de marzo - 21