Posible captura por parte de Rusia del An-225 impactaría carga de grandes dimensiones

Con la declaración de guerra de Rusia a Ucrania, trascendió que un ataque se registró en el Aeropuerto Internacional de Hostomel (GML), base de Antonov Airlines y en donde se encontraba el An-225, mismos que no habrían sido destruidos, pero ahora estarían bajo régimen ruso, situación que provocará un gran impacto a la industria de la logística sobredimensionada.

 “La afectación de la industria logística es un hecho porque no va a operar. En el corto plazo no podemos contar con la flota de Antonov Airlines incluyendo el Mriya. Todo parece indicar que está intacto, pero está en manos rusas”, dijo Juan Antonio José, analista del sector aéreo.

En entrevista con T21, expuso que se tendrá que espera a la respuesta de las autoridades de Ucrania en el sentido de retomar el control, aunque consideró que la empresa debió anticipar y evacuar las aeronaves.

“La logística aérea mundial pierde un gran activo, el más valioso. Es como si hubiera un barco con prestaciones inigualable y si se hunde a qué otro barco puedes recurrir”, apuntó.

El An-225, único en la industria, fue construido en tiempos de la Unión Soviética, para transportar el transbordador ruso Burán y cuando este proyecto fue cancelado, la aeronave fue puesta en tierra, pero posteriormente se encontró que por su capacidad y alcance comenzó a utilizarse para embarques, por lo que fue recertificado como aeronave carguera con categoría F.

Explicó que por su capacidad, el An-225 es uno de los más importantes activos logísticos, “un medio de transporte único cuyas prestaciones permiten al sector aéreo atender embarques grandes no tanto en peso sino en volumen, que además ha sido utilizado ejemplarmente en los tiempos de pandemia y que sería muy difícil de replicar porque no hay proyectos de remplazo”.

Aunque, utilizar este tipo de avión para el traslado de productos significaba por lo menos un gasto de un millón de dólares, era el único que cubría ciertas necesidades de la logística aérea, reduciendo tiempos de entrega de componentes particularmente de grandes dimensiones, que de no volar por esta aeronave se moverían por tierra o mar.

“(Implica) mayores tiempos y costos de entrega. Operar el An-225 era muy oneroso, se habla de fletes promedio de un millón de dólares, es una aeronave única que se tenía que tratar con mucho cuidado", consideró.

El 10 de diciembre del año 2003, el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, recibió el Antonov 225 “Mriya”, palabra que significa “Sueño” en ucraniano, para transportar generadores eléctricos destinados para la reconstrucción de un Irak devastado por la guerra.

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21