Transporte aéreo de carga enfrentará retos sin precedentes en cuarto trimestre

La Asociación Internacional de Carga Aérea (TIACA, por sus siglas en inglés) advirtió que la industria se enfrenta a desafíos sin precedentes para hacer frente a la demanda de los servicios de carga aérea prevista para el cuarto trimestre del año, por lo que instó a los gobiernos a agilizar los permisos de flete ad hoc y a considerar el apoyo a los regímenes de séptima libertad del aire.

"Los miembros de TIACA proceden de todos los sectores de la cadena de suministro y estamos escuchando las preocupaciones expresadas por cada uno de ellos. El transporte aéreo de mercancías ha desempeñado un papel fundamental y se enfrenta a un cuarto trimestre potencialmente récord, pero la planificación debe comenzar ahora. Los recursos y la capacidad serán un problema, la manipulación y el espacio de las instalaciones serán un problema, la entrega y los conductores serán un problema”, dijo Steven Polmans, presidente del organismo.

Recordó que el sector ha respondido a 18 meses de incesante presión y desafíos, ya que la industria se enfrentó a una gran demanda de EPI (equipo de protección individual) debido a la pandemia, así como por el crecimiento del comercio electrónico, transporte de vacunas, productos perecederos y otros cargamentos críticos, a medida que las economías y la sociedad entraban en paros y luego se reabrían.

Fue ahí en donde los socios de la cadena de suministro tuvieron que trabajar con la falta de capacidad y, posteriormente, al déficit de capacidad, así como con las restricciones de viaje, trabajo y cuarentena, siempre cambiantes, impuestas a la tripulación, al personal de manipulación y a otros trabajadores clave.

Además, el sector marítimo se enfrenta a sus propios problemas con la creciente congestión de los puertos, los retrasos en los traslados al interior, las salidas en blanco y el aumento de los costos, por lo que están explorando la carga aérea para asegurar que las demandas de los clientes puedan ser satisfechas.

“A medida que nos acercamos al cuarto trimestre y al creciente número de eventos anuales de compras en línea, se espera que la tensión en el sistema aumente sustancialmente. Dado que los Estados, en particular China, están introduciendo un número creciente de restricciones a los trabajadores relacionadas con COVID, que probablemente no se levantarán en un futuro próximo, se insta al sector a que comience a prepararse urgentemente. Dichas restricciones están provocando que la carga se distribuya por países y aeropuertos vecinos, lo que supone nuevos retos. Por lo tanto, se anima a los cargadores a trabajar con sus socios transitarios para asegurar la capacidad necesaria lo antes posible en el ciclo”, apuntó.

Por ello, instó a los gobiernos a agilizar los permisos de flete ad hoc y a considerar el apoyo a los regímenes de séptima libertad que significa que una aerolínea de cierto país pueda transportar mercancía entre una segunda y tercera nación.  

De igual manera, solicitó que colaboren con los representantes de la industria para identificar con antelación los posibles bloqueos del sistema, con el fin de abordarlos antes de que afecten aún más a las cadenas de suministro, ya que se están produciendo interrupciones en algunos mercados y se prevé que la situación empeore.

Steven Polmans dijo que con la demanda internacional de pasajeros todavía muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis, la conectividad mundial, de la que tradicionalmente dependía el transporte aéreo de mercancías en torno al 45% de la capacidad total, sigue reduciéndose drásticamente.

Al mismo tiempo, la demanda nacional en algunos mercados clave ha provocado que algunas aeronaves dedicadas anteriormente a operaciones de carga se reasignen para atender las necesidades de los pasajeros, “esto creará nuevos retos operativos, ya que las redes de aviones de carga operan actualmente a niveles de eficiencia, utilización y optimización sin precedentes”, dijo.

El sector también debe adoptar urgentemente herramientas de eficiencia como la mejora del intercambio de datos, además deben establecerse planes de contingencia para hacer frente a todas las eventualidades que puedan surgir, ya que “la clave del éxito es la planificación y la comunicación”.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21