IMT recomienda acciones para aerolíneas por COVID-19

Reducción de costos, mayor uso de la tecnología, así como acceder a apoyo financiero y desgravación fiscal, son fundamentales para una recuperación más rápida de las aerolíneas en el país tras el impacto que han registrado por la pandemia de la COVID-19.

Alfonso Herrera García, investigador especialista en el Transporte Aéreo del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), explicó que lo anterior también implica replantear su red de rutas y flota, misma que tendrá que estar acorde a la actual demanda.

“De esta forma desarrollarán una organización de bajo costo, flexible en su estructura laboral y que impulse la rentabilidad y la mejora de ingresos y oportunidades”, dijo durante la presentación del estudio Impacto de la COVID-19 en el transporte aéreo de pasajeros y carga en México durante el 2020.

Tan solo, recordó que la pandemia trajo consigo un impacto significativo en la aviación mexicana durante el 2020, dado que generó una reducción de 52.8% en los pasajeros atendidos y de 11.7% en la carga manejada, en comparación con 2019

Por lo que mencionó que para superar la situación económica y financiera a la que se enfrenta el sector es fundamental restablecer también la confianza del público en el transporte aéreo, mediante medidas coordinadas, lo cual implica el uso de tecnología e innovación. En donde una recomendación importante ha sido las pruebas de diagnóstico de COVID-19 y la vacunación masiva.

Recordó que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) informó que existe una baja transmisión de la COVID-19 durante los vuelos, en donde se puede dar un contagio por cada 27.2 millones de pasajeros.

Precisó que la baja incidencia se debe a que de acuerdo con los fabricantes Airbus, Boeing y Embraer, las características del diseño de las aeronaves añaden una capa de protección, por ejemplo, los respaldos de los asientos son una barrera física del aire entre fila y fila, el uso de filtros de aire de alta eficiencia, la dirección del flujo de aire y el movimiento limitado a bordo del avión.

Además, se han elaborado directrices completas para la tripulación de cabina que incluye la gestión de un caso sospechoso de enfermedad transmisible a bordo (alineadas con lo estipulado por la OMS) y consejos para un servicio simplificado de suministro de comidas preparadas y preenvasadas.

También, dijo que empresas como Safran Seats, que es líder mundial en el segmento de asientos de aviones comerciales, ha desarrollado nuevas alternativas para adaptarse al entorno de viaje de reapertura de operaciones de la era COVID-19, en donde a través de su Travel Safe, un amplio conjunto de soluciones patentadas ofrece distanciamiento social sin pérdida de densidad, interacciones sin contacto y superficies libres de virus.

La tecnología, innovación y automatización, expuso, serán elementos claves para la recuperación de la industria aérea mundial, ya que la pandemia de COVID-19 ha cambiado los procedimientos de los pasajeros aéreos, sin embargo, se requiere homogeneizarlos para que sean efectivos.

“Las aerolíneas están entre las empresas que más han sufrido las consecuencias de la pandemia de COVID-19. Por lo anterior, es crítico implementar protocolos armonizados y estandarizados en todos los países para una reapertura eficiente y segura de los cielos y evitar medidas unilaterales que dificulten el reinicio de operaciones y desalienten los viajes aéreos”, sostuvo.

De acuerdo con el estudio, se estima que la recuperación de los flujos de pasajeros domésticos se estima se presente en el primer semestre de 2021 y la de los internacionales, en el mejor de los casos, hasta el último cuatrimestre de 2021. En el caso de la carga aérea, los flujos domésticos se recuperaron desde septiembre de 2020 y los de comercio exterior desde octubre de 2020; esto constituye una buena señal en este componente de la actividad aérea en México.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21