Romper paradigmas e integrar transporte, claves para Short Sea Shipping

Te presentamos una nueva edición de Diálogos Empresariales de Logística, esta vez con el tema Short Sea Shipping, la ruta más sustentable y económica de la logística.

Para que existan cada vez mayores rutas de Transporte Marítimo de Corta Distancia (Short Sea Shipping) que conecten a México con su principal socio comercial, Estados Unidos, o con su cuarto socio en importancia, que es la región de Centroamérica, no sólo se deben romper paradigmas en la forma de hacer logística en importadores y exportadores, sino también buscar la manera de vincular cada vez más a los diferentes modos de transporte, entre otros factores.

En Diálogos Empresariales de Logística, un panel virtual organizado por Grupo T21, se desarrolló la plática Short Sea Shipping, la ruta más sustentable y económica de la logística, donde especialistas resaltaron que el transporte marítimo es una opción que además de abonar en esto, permite evadir la inseguridad que va en incremento en carreteras, reducir los daños a la infraestructura, disminuir las emisiones contaminantes y desfogar los cruces terrestres en frontera; pero también debe ofrecer garantías al cliente para reforzar la confianza que se perdió con rutas que fracasaron.

En los últimos años han existido intentos por conectar puertos mexicanos con estadounidenses, sobre todo en el Golfo de México, pero pocas han sido las rutas exitosas, como es el caso del ferrobuque, que opera Grupo México Transportes (GMXT), actualmente en sociedad con CG Railway, de Seacor y Genesee & Wyoming.

De acuerdo con Luis Olivera, vicepresidente Ejecutivo de GMXT, este servicio carga carros de ferrocarril en Coatzacoalcos y los lleva a Mobile, Alabama, un caso de éxito que se realiza desde hace poco más de 2 décadas y que aún tiene potencial.

También Baja Ferries ha identificado rutas con posibilidades de desarrollo y, aunque por ahora no contempla recalar en puertos de Estados Unidos, sí pretenden aprovechar la experiencia de 17 años con sus rutas en el Mar de Cortés para convertirse en una opción logística entre Tuxpan y Veracruz, con Progreso en Yucatán.

Sin embargo, ha encontrado retos con la infraestructura en puertos y romper el paradigma de que los barcos compiten con los camiones, cuando en realidad se complementan, desde el punto de vista de Bernardo Mercado, director comercial de la firma.

Otra naviera que encontró potencial en el país para tráficos de Short Sea Shipping fue ZIM, que desde el año pasado lanzó un servicio de Veracruz hacia el Caribe (Kingston) y en enero de este año arrancó uno más de Altamira a Tampa, destacó Alessio Cicchini, country manager de la empresa, quien coincidió en que se deben romper paradigmas porque los clientes están acostumbrados a todo camión hacia Estados Unidos, por lo que ZIM adaptó y flexibilizó el servicio marítimo en cuanto a tiempos de cierres para poder embarcar, entre otros aspectos.

Al respecto, Braulio Ávalos, line manager de ZIM, abundó que la empresa encontró el momento adecuado para estos tráficos a la par de los proyectos de las empresas de reducir sus emisiones contaminantes, así como la saturación portuaria que existe y por la que se buscaron alternativas para desplazar cargas en Estados Unidos, por lo que no sólo oferta espacios para contenedores de todo tipo, sino también para carga sobredimensionada.

Por su parte, Carlos Godínez, vicepresidente de ventas y mercadotecnia de Transplace, también destacó la reducción de emisiones, pero sobre todo el desfogue de frontera con los servicios que oferta entre Tuxpan y Port Manatee, en la Florida, para contenedores marítimos; así como un servicio combinado marítimo y terrestre entre Brownsville y Tampa, cuya característica radica en transportar contenedores intermodales de 53 pies, abriendo la posibilidad a exportaciones de la región norte de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y desde el centro de México.

Para Alberto Azcona, consultor independiente del sector marítimo, la falta de una visión más holística, falta de seguimiento entre convenios firmados, mayor integración normativa y de diferentes modos de transporte, así como poca voluntad de los gobiernos, se identifican como los principales frenos para un mayor impulso a este tipo de rutas marítimas, lo que propicia que actualmente el 60% de la carga transportada con Estados Unidos sea preponderantemente vía terrestre.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela /  @GrupoT21