Pikkop evoluciona su servicio hacia el micro-fulfillment

La necesidad logística que se ha acelerado en el último año, en donde los efectos de la crisis sanitaria han presionado a que muchas empresas se integren de lleno hacia el canal de ventas digitales (e-commerce), ha sido el parteaguas para que Pikkop haya desarrollado 2 modelos de micro-fulfillment, para acercar el producto al consumidor final.

Esta compañía tecnológica nació en 2017 bajo un modelo de atención C2C (consumer-to-consumer) de solicitudes "espontáneas", en el que a través de su aplicación móvil se tomaban fotografías de las mercancías (para el cálculo del peso y dimensiones) y se ofrecía la recolección, empaque y entrega mismo día, en alianza con empresas de mensajería y paquetería.

Este mismo modelo migró hacia la atención del B2B (business-to-business) con incorporación de una plataforma en la nube, ya con clientes establecidos (sobre todo pequeñas empresas) con una recurrencia de envíos. Pero se carecía de una infraestructura propia para realizar el almacenaje de las mercancías.

“Este año nosotros cumplimos 4 años y ya tenemos 2 almacenes, uno está situado al interior de Ciudad de México, en colonia Anzures, que tiene un espacio de casi 500 metros cuadrados (m2), para ofrecer recolección, almacenaje y entrega hasta en 60 minutos; y otro en Cuautitlán Izcalli que tiene una superficie de 2,000 m2, con una operación más avanzada porque ahí la infraestructura es mucho más adecuada para fulfillment”, dijo Ashish Punj, CEO de Pikkop, en entrevista con T21.

Hasta el momento, la atención de este modelo de micro-fulfillment se ha dirigido a empresas que migraron sus operaciones a las ventas en línea (que crecieron un 81% en 2020 respecto al año previo, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Venta Online), y que buscan ampliar la experiencia de sus clientes (consumidor final) teniendo la opción de recolección, almacenaje, picking, packing, un embalaje personalizado y entrega final.

Los almacenes micro-fulfillment o microplataformas logísticas se caracterizan por ser pequeños, estar ubicados cerca de las ciudades y contar con sistemas de almacenaje automáticos. Son minihubs urbanos habilitados para preparar un alto número de pedidos de pocas referencias cada uno, como son habituales en la venta online.  

“Esto se volvió una necesidad si quieren competir con un Mercado Libre o un Amazon. Ese es nuestro nicho que estamos desarrollando, apoyar a micro, pequeñas y medianas empresas que no tienen la experiencia, pero sí necesitan el servicio de fulfillment”, dijo.

Un segundo modelo de servicio de micro-fulfillment que Pikkop también es capaz de ofrecer es la del llevar de la mano a las empresas a incorporar su actividad de envíos en su estrategia comercial, a través de la tecnología en sus propios almacenes.

“Lo que ha desarrollado Pikkop, que es parte de Pikkop Cloud, es que ofrecemos el interfase para los almacenajes para recibir y hacer toda la actividad de fulfillment en tiempo real (como warehouse management, live tracking, notificaciones, devoluciones)”, aseguró Punj.

En 2020, Pikkop tuvo un crecimiento de hasta 500% en el número de productos manejados, para alcanzar los 200,000. Y este año la compañía se encuentra preparada para levantar fondeo de inversionistas para alcanzar el siguiente nivel de crecimiento, que significaría el desarrollo de más tecnología y la ampliación de su infraestructura logística.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de febrero en este link.
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx