México, uno de los países más atractivos para inversión en industria del cannabis

Sin importar las trabas legales y la poca claridad en la regulación existente de la industria del cannabis, el mundo tiene los ojos puestos en México, ya que los inversionistas, principalmente quienes ya participan en la industria de alguna forma, saben que se pueden generar negocios muy atractivos; México es reconocido a nivel internacional por la producción masiva de la planta y también por el consumo, comparte Lorena Beltrán, fundadora y CEO de CannabiSalud.

De acuerdo con Arcview y BDS, México es uno de los 5 principales países con mayor gasto en cannabis, y se estima que para el 2024 se podría legalizar el cannabis para uso adulto, aunque el incremento de las ventas legales podría ser lento.

Para el año 2024, se espera que las ventas de cannabis recreativo sumen 582 millones de dólares (mdd), con un gasto de 441 mdd correspondientes al uso medicinal, para un total de mil 020 mdd. Asimismo, Arcview y BDS precisan que la población de México es una atractiva oportunidad de mercado.

Cultivos abiertos, bajos costos de producción y productos de calidad

Con estos datos en mente y acorde con las diversas conclusiones que se han externado en el marco de congresos y mesas de discusión internacionales, Lorena Beltrán destaca que uno de los principales atractivos de México es la gran imagen que tiene como productor de la planta.

Una de las grandes ventajas del cultivo de la planta en exteriores, desde el punto de vista de los negocios, es la reducción de los costos de producción; en gran parte de Estados Unidos y Canadá, al no contar con un clima óptimo para la planta, se ha invertido grandes cantidades en bodegas o cuartos donde el ambiente es 100% controlado por el hombre.

“En México hay regiones donde podríamos cultivar tres o cuatro veces al año, ventaja que se añade a que tendríamos producto de calidad. Esto es una oportunidad súper atractiva para los inversionistas: mayor cantidad de cultivos, menores costos de producción y producto de calidad”, explicó Beltrán.

La firma de investigación Statista informó que en el 2020, la superficie sembrada por el sector agrícola en México alcanzó cerca de las 18.1 millones de hectáreas; mientras que la superficie cosechada fue de aproximadamente las 17.05 millones de hectáreas.

Por su parte, el Gobierno de México ha destacado que Jalisco, Veracruz, Oaxaca, Chihuahua y Sinaloa concentran la mayor producción agrícola y que distribuidos a lo largo del país, muestran la diversidad de suelos y climas. 

Un país maquilador

Lorena Beltrán señaló que los inversionistas de la industria del cannabis y cáñamo, que son principalmente mexicanos y en menor porcentaje extranjeros, están volteando a ver a México como una maquila e históricamente esa ha sido una de las actividades más preponderantes del país.

“Somos un país maquilador, tanto en la industria textil, de electrónicos, ensamble de autos, de muebles, e igualmente tenemos grandes cementeras donde se fabrican materiales de construcción, así como empresas de plásticos, biocombustibles… y menciono a estas industrias porque están ligadas con la industria del cáñamo, ya que la planta podría sustituir materiales primarios de estas industrias. Lo mismo ocurre con la producción de suplementos alimenticios y/o medicamentos con cannabinoides”, dijo.

La CEO de CannabiSalud aseveró que muchas empresas que operan en los países vecinos esperan la oportunidad de que México tenga mayor apertura en sus leyes para empezar a producir la materia prima en México, fabricar productos terminados y hasta exportarlos. 

Mano de obra calificada

Otro de los aspectos que es atractivo para los inversionistas de esta industria es la mano de obra, la cual es calificada, principalmente en la agricultura y en el trabajo en el campo; aunque tristemente, también es vista como mano de obra barata, en comparación con los costos en países como Estados Unidos, Canadá y Europa. 

“Uno de los comportamientos que estamos viendo, es que muchos jóvenes mexicanos están migrando hacia el sueño americano en Estados Unidos o Canadá, pero ahora en la industria del cannabis. Allá pagan entre 15 y 20 dólares la hora por simplemente manicurar una planta. Es un sueldo que en México no se consigue en el campo y esto provoca la migración de las personas”, dijo Beltrán. 

Para concluir, Lorena Beltrán comentó que definitivamente hay grandes oportunidades de negocio en México, ya que también la ley se aplica a nivel nacional, con leyes federales y estatales, de manera que es una ventaja contra países en donde sólo se ha legalizado el uso de la planta en algunos estados, como el caso de Estados Unidos.

Esto ha ocasionado que se vea un comportamiento de la industria como una montaña rusa, escenario en donde muchas empresas que empezaron a cotizar en la Bolsa de valores, ya no son tan atractivas como en el inicio. 

“Mientras no sea generalizada la legalización global, vamos a estar en este sube y baja en términos económicos. En tanto todo esto ocurre, en México sí se están haciendo inversiones y son realizadas por los empresarios mexicanos, ya que los extranjeros no se arriesgan a invertir en un país en donde el marco regulatorio no está claro. Sin embargo, es un hecho que las empresas extranjeras van a estar en México cuando la regulación de cannabis medicinal sea más flexible, cuando las normas de la industria del cáñamo sean claras y cuando se emita una ley y regulación del cannabis recreativo”, aseguró. 

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Banner julio 2022