Pymes tendrían futuro incierto sin apoyo en el TLCAN

El futuro de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) mexicanas resulta incierto ante una serie de circunstancias que se presentan en la actualidad económica y comercial del país.

Un reporte reciente de la estadounidense Fitch Ratings afirma que las empresas mexicanas enfrentan “ciertas adversidades” durante 2017 que se relacionan con un crecimiento económico menor, inflación y tasas de interés mayores, sumando la incertidumbre por una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En este último punto, el propio Secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, aceptó en un foro de análisis que esta herramienta comercial, vigente desde 1994, no ha servido para acercar a las Pymes a las cadenas de valor de las grandes industrias.

“(…) al no incluir las reformas estructurales fundamentales (en la negociación del TLCAN antes de 1994), hicieron más difícil que pequeñas y medianas empresas tuvieran acceso a insumos estratégicos y poder integrarse a lo que el mundo ya estaba haciendo, que era la integración de cadenas de valor global”, dijo Guajardo en un foro organizado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

En México poco más del 90% de las unidades económicas son Pymes.

En ese mismo foro, titulado Política comercial para la competencia y la productividad en México, el Presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, refirió que “por más esfuerzos hechos para que se inserten (las Pymes) no hemos logrado hacer las contribuciones que se requieren”.

Recordó que la industria tiene una integración nacional en un 50% de la producción con empresas de distintos tamaños, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, pero es en el segundo nivel de proveeduría donde se nota más la escasa participación de las Pymes.

La renegociación del TLCAN, prevista para agosto próximo, debe mantener una política de mercados abiertos, al ser el comercio exterior una parte fundamental para la economía mexicana. “Debemos seguir la ruta del libre comercio”, comentó en su momento Alejandra Palacios, Comisionada Presidenta de la Cofece.

Incluso, esta política podría llevarse al extremo, como lo sugirió Luis de la Calle, Socio de la firma de consultoría De la Calle, Madrazo, Mancera: “En el largo plazo México debe considerar aranceles cero. Si el país tomara una política de estado de arancel cero nos convertiríamos en una de las economías más competitivas”.

El reto para el gobierno mexicano en su afán por apoyar a las Pymes, según Ildefonso Guajardo, será mantener el equilibrio entre las políticas públicas de competencia económica y las de comercio internacional. Esto en el marco de la renegociación del TLCAN.

Comenta y sígueme en Twitter: @EDuarteT21