Cofece autoriza “club de compras” de combustible a G500

Por:
Redacción T21

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) dio a conocer que revisó y autorizó, por primera vez, una operación que consiste en la conformación por diversos operadores de estaciones de servicio de un consorcio para la compra de combustibles tras la inminente liberalización de los mercados de combustibles automotrices.

En el caso de G500, el que se denominó “club de compras”, tiene la finalidad de obtener eficiencias en la compra de productos que comercializan sus estaciones de servicio, cuyos socios iniciales coinciden en la compra de gasolina (Magna y Premium) y diesel.

De esta forma, Cofece informó que la concentración fue autorizada parcialmente, considerando que se aprueba la integración de 54 operadores de estaciones de servicio en un consorcio de compras de combustibles y otros productos, denominado G500.

Lo anterior, al concluir que en conjunto tales estaciones obtendrían una baja participación en la compra de los distintos tipos de combustibles respecto a los mercados en los que participan. En este caso, quedó expresamente señalado que los socios operarán de manera independiente en la comercialización al menudeo de estos productos.

Asimismo, se objeta la operación respecto a lo que G500 denominó “la incorporación de socios potenciales”, los cuales no son definitivos o son inciertos, ya que no se cuenta con información suficiente para que la Cofece realice el respectivo análisis sobre los efectos que su participación podría generar al proceso de competencia.

Considerando que se trata de un “club de compras”, la Comisión aprobó un mecanismo para que G500 pueda, en el futuro, agregar nuevos socios, comunicando de manera previa a la Cofece y proporcionando la información de los mismos. De esta forma, se crea un mecanismo rápido, oportuno y económico para que esta autoridad de competencia verifique el impacto que la nueva afiliación generaría en las condiciones de competencia en el mercado.

Derivado de la reforma energética, la producción, importación, transporte y almacenamiento de combustibles eran actividades exclusivas de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien tomaba todas las decisiones de producción, suministro y logística, garantizando a sus franquiciatarios (única modalidad permitida para la venta al público de gasolinas) un margen respecto al precio de venta del producto adquirido para su comercialización.

En el nuevo contexto, para que los operadores ofrezcan precios de venta al público atractivos que les permitan competir y mantenerse en el mercado, tendrán que generar eficiencias a través de nuevas fuentes de suministro de gasolinas y diésel, oportunas, de calidad y a los menores costos posibles.

Vale la pena observar que, en fechas recientes, pudieron celebrarse otros procesos de consolidación de expendedores a través de adquisiciones, fusiones, consorcios o “alianzas comerciales”, que tendrían por objeto preparar a las empresas, principalmente medianas y pequeñas, a enfrentar los retos de un mercado abierto a la competencia, a partir de la incursión de nuevas cadenas o modelos comerciales nacionales o extranjeros.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
2 + 1 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.