Crecimiento en AL será menor de lo previsto: FMI

A pesar de la mejora en los precios de las materias primas, la debilidad en algunas de las principales economías hará que la recuperación del crecimiento económico en América Latina y el Caribe sea menor de lo previsto, estimó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el reporte actualizado Proyecciones Económicas Mundiales (WEO por sus siglas en inglés), la expansión económica prevista para este año será de 1.2% en 2017 y 2.1% en 2018, tras una contracción de 0.7% en 2016.

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, indicó que frente a este panorama, los gobiernos deben mantener políticas prudentes como la flexibilidad cambiaria.

Las prácticas sólidas de gestión de riesgo y las políticas que facilitan el saneamiento de los balances corporativos también son cruciales para reducir las vulnerabilidades derivadas de las condiciones financieras mundiales menos favorables”, dijo.

Werner dijo que los tres principales aspectos que impactarán a las economías latinoamericanas serán la modificación prevista en las políticas de Estados Unidos, mejores perspectivas para economías avanzadas y cierta recuperación de los precios de las materias primas, en especial metales y petróleo.

Agregó que el estímulo positivo de la mayor demanda prevista en Estados Unidos “podría verse contrarrestado por el aumento en las tasas de interés mundiales y la incertidumbre en torno a posibles cambios en la política comercial y migratoria de Estados Unidos, en especial para México y América Central”.

En Brasil, donde se esperan crecimientos de 0.2% en 2017 y de 1.5% en 2018, Werner destacó las acciones de las autoridades para hacer frente a la crisis, aceleraron de manera significativa el ritmo de distensión de la política monetaria.

En Argentina, que se anticipa crecerá a un ritmo de 2.2% este año y 2.8% en 2018, Werner señaló que el ritmo de contracción de la actividad económica disminuyó en el segundo semestre de 2016, “pero para este año se proyecta un repunte del PIB real, a medida que los mayores salarios en términos reales aviven el consumo”.

Werner consideró que el crecimiento a mediano plazo en Colombia se verá afianzado por el acuerdo de paz “y por una reforma tributaria estructural, que generará espacio para gastos de importancia clave en infraestructura y programas sociales”, que colocará la expansión en 2.6% en 2017 y 3.5% en 2018.

La mayor demanda externa, favorables perspectivas de los precios del cobre y una importante distensión monetaria son los principales factores detrás del repunte de Chile, que crecerá a 2.1% este año y 2.7% el próximo.

Comenta y síguenos en Twitter: @RevistaT21