Gobierno mexicano acusa a ferroviarias de provocar inflación con tarifas de carga; aplicará acción jurídica de contención

El Gobierno federal propondrá una directriz de emergencia para reducir las tarifas máximas existentes en el transporte ferroviario de carga, medida que estaría vigente durante seis meses y permitiría mitigar los impactos de la inflación.

De acuerdo con el documento enviado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) por parte de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), se mencionó que dicha acción se busca aplicar ante el impacto generado por los altos costos en el traslado por esta vía de productos de la canasta básica, bienes y mercancías, lo cual ha fomentado el desarrollo de una actividad del sector ferroviario alejado de un ambiente propicio.

“El presente instrumento jurídico permitirá la elaboración de un mecanismo normativo respaldado institucionalmente que garantice tarifas eficientes y equilibradas en los costos de transporte de mercancías a través de las vías férreas, y evite la arbitrariedad por parte de los concesionarios en la prestación de los servicios de transporte de carga y, con ello disminuir el impacto en las economías familiares del aumento de la inflación", señaló.

Explicó que el incremento de la inflación general anual del Índice Nacional de Precios al Consumidor al 7.45%, (7.72% para la primera quincena de abril) ha provocado que el costo actual que se tiene que pagar por el traslado de mercancías a través de las concesionarias ferroviarias sea excesivo, situación que ha repercutido considerablemente en la economía de miles de familias mexicanas.

Además, las tarifas ferroviarias máximas registradas se encuentran hasta 83% por encima de la inflación acumulada, lo que según la dependencia ha impactado a algunos productos básicos, como el maíz, “se tienen tarifas muy elevadas, derivado del poder monopólico de los concesionarios, con el consecuente impacto en la economía de las familias. Se estima que el precio del kilo de tortilla es aproximadamente un peso más caro para la población, debido a los elevados costos y restricciones en el servicio de transporte de este producto”.

Precisó que el régimen actual en materia tarifaria se caracteriza por la libertad de los concesionarios y permisionarios para fijar libremente los precios, siempre que permitan la prestación de los servicios en condiciones satisfactorias de calidad, eficiencia, competitividad, seguridad y permanencia.

Lo anterior, aseguró la SICT, ha generado prácticas monopólicas hacia los usuarios del servicio público de transporte ferroviario de carga, así como la discriminación de usuarios a través de impedir el acceso al servicio mediante tarifas excesivas, restricción de la oferta a usuarios pequeños por su volumen de carga, de igual manera mediante tarifas excesivas. Además de que solo 2 concesionarios mueven el 99% de la carga y tienen exclusividad sobre el 88% de las vías.

“Las tarifas registradas ante la ARTF no tienen sustento a costos operativos, su crecimiento acumulado está muy por encima de la inflación. En los tráficos en donde participan dos o más concesionarios, se incrementan de manera significativa. La falta de interacción de las empresas ferroviarias inhibe el uso de rutas óptimas (menores distancias, menores costos, entre otros). Se favorecen los flujos y usuarios que mueven grandes volúmenes de manera frecuente, mientras que el resto queda a expensas de la capacidad disponible del concesionario”, dijo.

Bajo este escenario, la SICT exhortó a la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF) a establecer una metodología, fijar las contraprestaciones por los servicios de interconexión y las tarifas máximas en la prestación de dicho servicio público considerando el establecimiento de condiciones para el acceso asequible, a un costo que prevea el desarrollo del sector y garantice la preservación de la democracia fundada en el desarrollo económico, social y político del país y sus habitantes.

Comenta y síguenos en Twitter:  @GrupoT21

Revista T21