El peor año en bloqueos ferroviarios… ¿y las sanciones?

Con 194 días de bloqueo a las vías férreas, 2020 fue el peor año para la industria respecto del cierre de infraestructura realizada por terceros por temas no relacionados con el sector, aunque en ninguno de los casos hubo sanciones o detenidos por estos hechos, sí se registraron grandes pérdidas económicas, reportadas como incalculables por distintas organizaciones gremiales.

“Fue un año en que fuimos secuestrados en varios puntos por temas que no están relacionados con la industria ferroviaria. A pesar del esfuerzo de muchas autoridades para coadyuvar a solucionar rápidamente estos temas, hubo algunos que nos llevaron más de 2 meses como el caso de Michoacán y Chihuahua”, comenta Óscar del Cueto, presidente de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF).

Detalla que de 2017 a 2020 se pasó de 32 a 194 días de bloqueos a las vías, siendo Sonora, Chihuahua, Michoacán, Puebla, Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas y Estado de México donde más cierres se registraron.

“Esto nos ha obligado a presentar propuestas ante las autoridades correspondientes, a diputados y senadores, para actuar de manera inmediata y a no permitir que esto se dé ni siquiera en las 2, 3 o 4 horas máximo y se tomen acciones para liberar las vías, ya que después es muy difícil y complicado mover a los que están bloqueando”, afirma.

No obstante, cada año se registran este tipo de acciones por parte de diversos grupos que exigen al gobierno en turno soluciones a ciertas problemáticas como la exigencia de plazas al magisterio, pese a que existen leyes que sancionan a quienes realicen bloqueos a las vías de comunicación, como es el caso de las vías ferroviarias.

Julio Alejandro Millán, presidente de Consultores Internacionales SC, comenta que tanto los bloqueos como el robo se determinan como un delito grave, sin embargo, considera que el problema es que no se está aplicando la ley como dicta la misma.

“El problema es que hay un deslinde de responsabilidades, donde la autoridad federal dice que es un tema estatal y los estados dicen que es un tema de corte federal y en ese no ponerse de acuerdo efectivamente no se está aplicando la ley correctamente, al pie de la letra, como hoy está planteada. Tanto los bloqueos como el robo se determinan como un delito grave y no se está haciendo las gestiones necesarias desde el punto de vista de aplicación de la ley”, dice.

En este sentido, considera que le ha faltado capacidad a la autoridad para anticiparse al problema y resolver el mismo, ya que en la mayoría de los casos se genera por temas políticos o por demandas insatisfechas de la población.

“Creo que, independientemente ya la gravedad del no ejercicio de la ley, es muy importante actuar en términos de la anticipación del problema sea político y a la atención de necesidades de diferentes grupos de población que están demandando. Creo que la falta de atención es obviamente lo que genera este proceso de bloqueo, que ya generado es evidente que no hay voluntad y fuerza política para levantarlo en el ejercicio de la ley”, expone

Te invito a continuar leyendo este texto en la edición electrónica de la Revista T21 del mes de abril, disponible en este enlace.

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21