Este año se darán los primeros cruces en el puente ferroviario Ojinaga-Presidio

Ferromex adelantó que espera realizar los primeros cruces a través del puente fronterizo ferroviario Ojinaga-Presidio durante este año, infraestructura que beneficiará a segmentos como el agrícola y energético.

“Tenemos pensado, a mediados de este año, estar intercambiando los primeros trenes. Empezaríamos en términos de volumen con un tren semanal en ambos sentidos para empezar a llegar a frecuencias terciarias y diarias, y en su momento, más de 3 al día”, dijo Juan Carlos Hernández, subdirector de planeación y capacidad de la ferroviaria.

Durante su participación en el seminario organizado por la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), precisó que este puente será la puerta de entrada para atender el comercio exterior vía ferrocarril en el corredor Topolobampo-Dallas, y será el séptimo cruce entre Estados Unidos y México.

“La idea es que en la parte central de Dallas estarla uniendo de manera más directa al Topolobampo o tráficos más directos al centro de Chihuahua y eso se buscaría que fuera el intercambio entre esa frontera, eso tiene mucho potencial para las industrias ubicadas en esos corredores tanto del lado americano como del lado nacional”, dijo.

Además, será una alternativa de crecimiento de tráfico en la frontera Piedras Negras y Ciudad Juárez, y la oportunidad de desarrollar nuevos mercados en la región central de Texas y representa un acceso más directo al centro de Estados Unidos.

La operación a través de este puente estuvo suspendida desde 2008 debido a 2 incendios ocurridos en el lado estadounidense, posteriormente en 2009 se llevó a cabo un convenio con el Departamento de Texas para realizar los trabajos de reconstrucción. Para el 2016, Grupo México Transportes firmó el calendario de obra para realizar la restauración en ambos lados.

Dicha infraestructura tuvo una inversión de 11.8 millones de dólares, cuenta con 241.4 metros de longitud, entre otras características que lo hacen más moderno para buscar otro tipo de cargas a las que servía.

El patio de Ojinaga está localizado a un kilómetro de la línea divisoria, cuenta con 20 vías operativas, una capacidad estacionaria de 426 carros, mientras que el patio de Presidio está ubicado a 3 kilómetros y con 3 vías para el intercambio, esta infraestructura contará con 33 millones de dólares para diferentes trabajos.    

La compañía también lleva a cabo desde el segundo semestre del año pasado la rehabilitación de 14 puentes con una inversión de 5 millones de dólares para el corredor entre Tabalaopa, Chihuahua, y Presidio, Texas, lo que les permitirá tener velocidades de 30 kilómetros por hora.

“Iremos poco a poco para tener un programa multianual de rehabilitación integral que nos vaya permitiendo mejorar las condiciones operativas pero que podamos detonar este mismo año el tráfico ferroviario”, explicó.

Juan Carlos Hernández precisó que el proyecto integral Chihuahua-San Angelo, cuya inversión sería de 90 millones de dólares para la rehabilitación de diferentes zonas, estaría finalizado en 2023.

Afirmó que en Grupo México Transportes continuarán impulsando proyectos estratégicos, independientemente de la fuerte recuperación que busquen registrar tras el 2020, entre los que destaca el puente fronterizo.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de febrero en este link.
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx