Monreal propone 11 reformas a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario

Por Evangelina del Toro

Dotar de mayores facultades a la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF) para la fijación de tarifas, contar con mayor competitividad y que las empresas ofrezcan servicios de calidad, además de reducir las concesiones ferroviarias de 50 a 25 años, entre otras, forman parte de la iniciativa con proyecto de decreto del senador Ricardo Monreal.

De acuerdo con el documento, el morenista propone 11 reformas para dicha legislación, entre ellas, las antes descritas, así como crear instrumentos de información y su análisis, que garantice la eficiencia de la red, contar con un procedimiento para resolver desacuerdos de interconexión, sanciones que garanticen el cumplimiento y la eficiencia del servicio, por mencionar algunas.

Detalló que actualmente las compañías Ferromex y Kansas City Southern de México (KCSM) concentran en conjunto el 82.4% de toneladas y 89% de toneladas-kilómetro del total de carga remitida en el Sistema Ferroviario Mexicano (SFM).

Te recomendamos: Cambiar concesiones ferroviarias vulnera Estado de Derecho

Lo anterior, según se lee en la iniciativa, distorsiona la competencia en el sector, reduciendo el número de empresas que pueden participar; adicionalmente, una gran proporción de rutas de transporte de carga del país solo son atendidas por un concesionario ferroviario, además de que la regulación federal ha provocado la existencia de distorsiones en el precio de los bienes y servicios del mercado.

De igual manera, Monreal consideró como excesivamente amplio los 50 años que se otorga en concesiones, mismo que puede ser prorrogado en una o varias ocasiones, hasta por un plazo que en total no exceda de 50 años más, en los términos de la Ley, como sucede a nivel mundial.

“Ello ha generado fácticamente barreras de entrada y falta de competencia, pues solo unas cuantas empresas tienen un poder de mercado suficiente para hacer valer su peso frente a los competidores, independientemente de que se trate de un régimen de concesiones, pues al término de un plazo tan amplio como lo son 50 años, se tienen ventajas considerables sobre otros para volver a negociar la continuidad de una concesión”, explicó.

Reiteró que tampoco existen condiciones de competencia efectiva por lo que, en ausencia de una adecuada regulación, los concesionarios pueden aprovechar su posición de mercado para fijar las tarifas y otras condiciones del servicio de manera unilateral, y obtener ganancias extra normales, lo que tiene un importante impacto en la competitividad de las cadenas logísticas en México.

También afirmó que la ARTF no cuenta con las atribuciones ni los instrumentos regulatorios necesarios para asegurar que efectivamente el servicio ferroviario se preste en los términos establecidos en la Ley reglamentaria.

Por ello, en términos de la Ley, previo a su aplicación, los ferrocarriles deben publicar y registrar ante la agencia las tarifas máximas, así como las de los servicios auxiliares y diversos.

“El procedimiento actual de registro de tarifas carece de relevancia real para los objetivos regulatorios establecidos. Por un lado, las tarifas registradas no están sujetas a ningún tipo de evaluación por lo que pueden ser arbitrarias y estar desvinculadas de los costos incurridos por los ferrocarriles en el traslado de mercancías en cuestión”, explica.

Por lo anterior, los ferrocarriles tienden a registrar tarifas artificialmente altas para contar con amplia discreción al fijar, mediante promociones y descuentos, las tarifas reales que cobran a los usuarios.

Al respecto, propone modificar el registro de tarifas máximas para requerir que estas incluyan todos los conceptos que el ferrocarril contemple cobrar a los usuarios y que cada componente esté adecuadamente justificado con base en un análisis de costos; así mismo propone ordenar que la ARTF analice la razonabilidad de las tarifas máximas y cargos adicionales, entre otras.

Además, en su caso, crear nuevos derechos de paso con sus respectivos términos y contraprestaciones, a solicitud expresa de algún usuario que podría establecerlos, en lugar de fijar tarifas; en cuanto a las contraprestaciones de los servicios de interconexión, derechos de arrastre y de terminal, deberá establecerá las condiciones en un plazo máximo de 30 días naturales.

Monreal afirmó que su iniciativa tiene el objetivo de modernizar el sistema de ferrocarriles bajo los principios de eficiencia, justicia y transparencia y busca subsanar las lagunas en la ley actual para garantizar el desarrollo del servicio ferroviario, así como otorgar un nuevo diseño de gobernanza a la ARTF.

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de octubre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx