Construcción del Tren Maya afecta a la carga ferroviaria en el sur del país

Uno de los principales argumentos para la construcción del Tren Maya es elevar la actividad económica del sur del país, por lo que este tren será mixto manejando carga y pasaje, sin embargo, ya comenzó a afectar al volumen existente de carga.

El Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT) deja de brindar servicio de carga ferroviaria a sus usuarios desde hoy en el tramo de Palenque (Chiapas) a Mérida (Yucatán), debido a que hay necesidad de parar el tráfico ferroviario para realizar las obras necesarias para la construcción de los primeros tres tramos del Tren Maya que van de Chiapas a Yucatán en los segmentos Palenque-Escárcega; Escárcega hasta Calkiní; y Calkiní a Izamal.

De acuerdo con un comunicado que emitió el FIT a sus usuarios, el tramo Palenque-Mérida deja de funcionar desde hoy debido a que se realizarán “obras de aplanamiento de terrenos para el inicio de la construcción del Tren Maya”.

Debido a esto, la logística de usuarios de industrias como cemento, acero, agroindustriales y productos de consumo se verá afectada, pues aunque hoy es el último día de servicio, se les avisó solamente con dos días de anticipación, por lo que el cambio de modo de transporte se complica.

“Tenemos que migrar al autotransporte, pero es complicado porque para esto se necesitaba más planeación. Esto nos va a significar incrementos en los costos logísticos que se reflejarán en el precio de los productos finales para el consumidor”, indicó un usuario que prefirió mantener el anonimato.

Por su parte, Felipe Peña, presidente de la Comisión de Transporte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señaló que están solicitando a la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal (DGTFM), así como a la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF) que intervenga ante esta situación ya que no se realizó una consulta a los usuarios, ni a través de la cámara o de alguna asociación.

“Con esta medida no se da continuidad al comercio de la región. Hay afectación económica para la región, para las empresas que deben dejar el ferrocaril, y dificultad en el manejo de productos que llegan a la región desde el centro de México y para los que se dirigen en exportación a Guatemala y otros países de Centroamérica, además de que el manejo de carga de Puerto Chiapas se verá disminuido ya que los usuarios buscarán rutas más eficientes en las que pueda participar el ferrocarril”, indicó Peña, en entrevista para T21.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Durante el primer semestre de 2020, el FIT reportó un volumen de carga de 230,000 toneladas, de las cuales más del 60% se generó por el manejo de cemento; mientras que el restó derivó del acero, agroproductos y productos terminados, de acuerdo con cifras de la ARTF.

Además, uno de los principales usuarios de esta infraestructura es Cemento Cruz Azul, que abordó el tren en 2016 luego de dejarlo debido a las afectaciones causadas por el huracán Stan y que desde entonces se consolidó en la locomotora ya que tiene un centro de distribución (cedis) en Valladolid, Yucatán, desde y hacia donde manejaba sus productos 50% a través del ferrocarril y 50% en carretera.

Esta medida complicará la logística de la cementera con la falta de operaciones en el riel, pues prevén un aumento mayor al 25% en sus costos logísticos, los cuales serán absorbidos por la propia empresa, de acuerdo con Guillermo Morales, gerente de logística y distribución en cooperativa, por lo que aunque el riel retome actividades, será muy difícil volver a abordar el tren, pues ya están en busca de soluciones que disminuya este impacto a largo plazo.

En este sentido, Morales observó mayores complicaciones para el sector logístico en general pues habrá más unidades en la carretera, lo que generará más riesgo de robo de mercancías, mayor riesgo de accidentes viales, incremento en la falta de operadores quienes tendrán que manejar en rutas que exigen horarios de hasta 23 horas, además del personal del FIT de esta ruta que se queda sin empleo.

En 2018 el Instituto Mexicano del Transporte (IMT) realizó un estudio a solicitud de la ARTF en el cual analizó el volumen de carga transportado por el ferrocarril desde y hacia las regiones sur y sureste del país, articuladas por las vías de la costa de Chiapas, del Istmo de Tehuantepec y por las que recorren e integran los estados de Tabasco, Campeche y Yucatán, asignadas oficialmente al FIT.

Este estudio demostró que el volumen de carga emitida por el conjunto de nodos de las regiones sur y sureste representa 4.97 % de la carga total transportada por ferrocarril. En el análisis también destaca que el volumen total de movimientos ferroviarios de carga que tiene como destino las regiones sur y sureste es 1.3 veces menor al de sus flujos de salida.

Comenta y síguenos en Twitter: @Irale1427 / @GrupoT21