Turbosina aborda el tren; Hipergas, primer importador en riel

Hipergas, primera empresa en suministrar turbosina en aeropuertos mexicanos tras la apertura del sector, ahora también se convirtió en el primer usuario en transportar turbosina en ferrocarril, a través del servicio de Kansas City Southern de México (KCSM).

“Ya arrastramos los primeros 10 carro tanques y es la primera vez que se mueve turbosina por carro tanque en México”, explica José Berlanga, Director Comercial de Hipergas, en entrevista para T21.

Destaca que este embarque con cerca de un millón de litros de turbosina, ya que cada carro tanque transporta 100 mil litros de este combustible, arribó con KCSM a la terminal de Bulkmatic en San Luis Potosí para realizar la operación de trasvase a autotanques para enviar al aeropuerto del Bajío.

“Compramos un transloader, que realiza la operación de trasvase de carro tanque a pipa y lo pusimos en la terminal de Bulkmatic a donde llegan los carros tanques y ahí operamos. Este día enviamos la primera unidad con turbosina al Bajío luego de que ayer se efectuó la primera prueba de trasvase”, detalló Berlanga.

Destaca que el tiempo máximo de tránsito desde Brownsville, origen de importación de la molécula, hasta el recinto aeroportuario del Bajío es de máximo 10 días, considerando que en esta primera importación que se efectuó, el tiempo de tránsito desde Estados Unidos hasta la terminal en San Luis Potosí fue de cinco días.

CAMBIO DE VÍA

Desde enero de 2019, cuando Hipergas se convirtió en la primera empresa en suministrar combustible a los aeropuertos que antes atendía Aeropuertos y Servicios Auxiliares, sus operaciones desde Brownsville hasta los recintos los había efectuado únicamente a través de autotanques, no obstante, decidieron sumar al ferrocarril en su logística.

“Tenemos beneficios de mover en ferrocarril como el poder manejar más cantidad de combustible en menos tiempo, porque lo que movimos en 10 carro tanques hubiéramos tardado un mes en autotransporte”, aseveró Berlanga.

En este tenor, aunque el manejo de turbosina en el riel sea más costoso que en carretera, considerando que ellos tenían sus propias unidades, se equilibra con el hecho de que para manejar tantas cantidades de turbosina se necesita un solo papeleo y no uno por cada unidad de autotransporte.

Asimismo, la seguridad fue uno de los temas más relevantes para escoger el viaje en riel.

“Sabemos que es más seguro el trayecto de Brownsville hasta San Luis Potosí a través del riel en materia de seguridad”, aseguró el directivo.

Destaca que, a través del riel, se espera que entre cinco y 10 millones de litros de turbosina se suministren al mes a los aeropuertos del Bajío y Guadalajara, además de recintos de la región Bajío que se vayan sumando a la red de Hipergas.

Comenta y síguenos en Twitter: @Irale1427 / @GrupoT21