Bajío: Problema de alto tonelaje

En el comparativo entre los modos de transporte, los participantes del sector ferroviario aseveran que entre las cualidades de éste se encuentra la eficiencia y seguridad, además de menores emisiones que el autotransporte. Sin bien algunas de ellas se mantienen vigentes, los robos perpetrados en zonas como el Bajío se ha convertido en una debilidad en este ramo.

El robo al ferrocarril ocupa el 22% del total de los incidentes en transporte de carga en México, no obstante el 90% de esta cifra ocurre en el Bajío, de acuerdo con FreightWatch International (FWI), siendo Guanajuato el primer estado de la región con 49% de los sucesos, registrando los índices más altos en Irapuato y León con 20% cada uno; seguidos por Celaya y Salamanca con 17% y 14% respectivamente; mientras que San Francisco del Rincón, Valle de Santiago, Silao, Apaseo el Grande y Pénjamo, registraron 3% de manera individual.

No es un tema nuevo, es una problemática de hace muchos años, sin embargo particularmente en las últimas semanas hemos visto que se han incrementado las cifras de una forma muy importante. En nuestro caso hemos recibido llamadas de nuestros agremiados porque los robos se han duplicado y hasta triplicado”, explica Jesús Francisco López Molina, Presidente de la Comisión de Transporte de la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) Nuevo León.

Y si bien el Bajío es el foco principal del problema, “podemos decir que el resto de la red está libre de daños, aunque las cifras a nivel general enmarcan la seguridad que brinda este transporte”, comenta José Miguel Baena Galaviz, Automotive Business Director de Ferromex.

› RIESGO EN EL RIEL
Los casos de robos han causado estragos en los distintos “pasajeros” del tren siendo el principal afectado el segmento agrícola con 45% de los robos, automotriz con 32%, industria química con 8% seguidos de intermodal, cementera e industria general con 5% cada uno, de acuerdo con datos de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), por lo que las preocupaciones y afectaciones están alertando tanto a usuarios como concesionarias y autoridades.

De manera económica, el costo por los incidentes delictivos asciende a un aproximado de mil millones de pesos (mdp), no obstante, tan solo en el segmento agrícola los daños se calculan en 350 mdp.

En números tenemos aproximadamente seis mil incidentes en lo que va del año, sólo en el sector agrícola. Sabemos que somos los más afectados”, explica Felipe de Javier Peña Dueñas, Vicepresidente de la Comisión de Transporte de la Concamin.

En el intermodal este tema también está afectando, por lo que algunos clientes están pensando en bajarse del tren y los que querían abordar este transporte ya lo están replanteando, así que es “urgente” encontrar una solución.

Si quieres conocer más acerca de este tema contenido en la edición de noviembre de la RevistaT21 en las páginas 69-72 visita este link.

Comenta y sígueme en Twitter: @Irale1427