Logística automotriz estilo Mitsubishi

El año 2019 representó retos para Mitsubishi Motors México, no sólo porque después de 13 años de presencia en el mercado nacional comenzó a operar de manera independiente como la décima filial de la firma japonesa en el mundo, sino por los desafíos logísticos que enfrentó para realizar la importación de vehículos desde sus plantas de Japón y Tailandia.

Al tener una nueva forma de operar en el país, aunque bajo la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, a principios de ese año comenzó con la importación de vehículos usando como plataforma de desembarque al puerto de Mazatlán, a través de una de las operaciones portuarias de carga rodada (Ro-Ro) más importantes en México mediante un buque dedicado exclusivamente al transporte de unidades de esta marca.

Jorge Vallejo, presidente y ceo de Mitsubishi Motors México, narró en entrevista con T21 que, al iniciar de forma independiente en el mercado mexicano, el puerto de Mazatlán fue elegido debido a las operaciones que la alianza franco-japonesa ya tenía en el recinto, por lo que se usó durante poco más de un año para las importaciones.

En enero de 2019 llegó el barco dedicado con casi 5,000 vehículos provenientes del puerto de Nagoya, con lo que Mitsubishi arranca operaciones independientes contando además con un patio logístico en Aguascalientes, hasta donde se transportan los vehículos importados y hacia la red de distribuidores.

“Qué implica como filial, pues operar de manera independiente, tener nuestro propio equipo, nuestro propio patio de almacenamiento de 5,000 unidades en Aguascalientes, también un centro de almacenamiento de manera independiente, tener nuestra propia financiera de marca, red de distribuidores, marketing, iniciar desde cero, pero con un parque vehicular existente desde hace 13 años ya en el mercado”, enfatizó Jorge Vallejo.

Incluso el éxito en este primer año de operar como filial avala el próximo lanzamiento de 2 nuevos modelos, que abonan a los 7 que ya comercializa en el país. En este lapso Mitsubishi Motors México colocó más de 17,000 unidades, un logro tomando en cuenta la desaceleración en las ventas automotrices desde el año pasado.

Este hito llevó a la firma, de acuerdo con Jorge Vallejo, a buscar nuevas formas de realizar su logística, por lo que decidió cambiar de puerto de desembarque y migrar hacia Lázaro Cárdenas, donde encontró a proveedores que le han permitido, desde su punto de vista, ser más eficientes y ahorrarse procesos que redundan en beneficios para sus clientes.

Desde el puerto de Lázaro Cárdenas, a donde arribó con la llegada de los buques Green Bay, de la naviera NYK y el Höegh Traveller, de la línea Höegh Autoliners, Mitsubishi comenzó de manera formal la importación de vehículos a principios de julio pasado con un total de 526 unidades. En perspectiva de Jorge Vallejo, desde este puerto se podrán realizar despliegues directos de unidades y no entre patios, lo cual representa una mayor eficiencia.

No obstante, el directivo también observa que en México existen áreas de oportunidad para que la logística automotriz sea todavía más eficiente, pues, aunque se tiene un ferrocarril que aporta valor a los traslados, el autotransporte aún no consigue realizar consolidaciones, por lo que espera que, en el corto plazo, las empresas transportistas logren acuerdos para este tipo de traslados.

Si deseas conocer más acerca de esta entrevista, en la que Jorge Vallejo describe la forma en la que inició Mitsubishi y cómo ha operado incluso en el entorno de la pandemia por COVID-19, puedes ver el video aquí.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de agosto en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx