60% de autos no cuentan con estándares mínimos de seguridad

Por:
Redacción T21

En un análisis realizado por El Poder del Consumidor (EPC) en donde se analizaron 61 modelos de automóviles 2017 en su versiones básicas, se identificó que 37 de ellos no cuentan con los mínimos estándares de seguridad recomendados por organismos como el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP).

En el ejercicio de EPC se identificó que al evaluar el Sistema de Control de Estabilidad (ESC), los modelos que no lo integran son Nissan: Tsuru, Tiida, Versa, Note, Sentra, March y Chasis NP300; General Motors: Spark, Aveo, Sonic y Trax; Volkswagen: Vento, Jetta, Gol, Crossfox, Polo, Up; Suzuki: Swift, Ciaz, Ignis; Toyota: Avanza, Yaris y Corolla; Honda: Fit y City; Ford: Figo y Eco Sport; Dodge: Attitude y Vision; Fiat: Mobi y Uno; Renault: Logan, Sandero y Duster; Hyundai: Grand i10; Mitsubishi Mirage, y Peugeot: 301.

Al identificar los nueve modelos que no cuentan con frenos ABS, sobresalen los vehículos Tsuru, Tiida y March; Spark, Aveo; Figo; Attitude; Grand i10 y Mirage.

EPC resalta que incluso cuatro de estos modelos no cuentan con bolsas de aire como el Spark, Aveo, Tsuru y Grand i10, “poniendo en grave peligro la vida de las personas que viajan en ellos”, refiere.

En materia de seguridad para pasajeros infantiles, pese a que es la primera causa de muerte en niños de 5 a 14 años, existen en el mercado 12 modelos que no cuentan con sistema de retención infantil (ISOFIX/LATCH) en su versión básica: GM Aveo, GM Spark, GM Sonic, GM Trax; Nissan Tsuru, Tiida y March; Ford Figo; VW Gol, VW Crossfox; Suzuki Ciaz y Hyundai Grand i10.

El organismo enfatizó que el costo de estas tecnologías para la industria automotriz es aproximadamente de 500 dólares (ABS, ESC y bolsas de aire), sin embargo, los consumidores que quieran acceder a estos dispositivos tienen que pagar un sobre costo debido a que la industria incluye estas tecnologías con otros dispositivos que están fuera del rango de seguridad (rines, quemacocos, interconectividad, vestiduras, etc.).

Enfatizó que en México se tiene un doble estándar de seguridad vehicular fabricando autos seguros para la exportación para el resto de Norteamérica y Europa y autos con seguridad deficiente para el consumo interno y para algunos países de Latinoamérica.

“Pese a contar con la NOM-194, encargada de regular los dispositivos de seguridad en los autos nuevos, debido a su debilidad los fabricantes de autos pueden seguir comercializando autos altamente inseguros”, precisa EPC.

“Casi el 90% de los autos fabricados en México ya cuentan con las especificaciones de seguridad más exigentes a nivel mundial, pero son exportados a los mercados con una regulación rigurosa como Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea”, afirmó Stephan Brodziak, Coordinador de la Campaña de Seguridad Vehicular de EPC.

En la perspectiva de EPC la Secretaría de Economía debería revisar la NOM-194 para contemplar dispositivos que quedaron fuera, designar a los laboratorios independientes, con capacidad técnica probada y libres de conflicto de interés como lo es Latin NCAP y fortalecer el rol del gobierno al permitirle solicitar todas las pruebas o certificaciones necesarias a la industria automotriz de los dispositivos o sistemas de seguridad con la finalidad de contar con autos más seguros.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
5 + 1 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.