VW Vehículos Comerciales rompe récords en ventas, analiza lanzamientos

El pasado año fue un parteaguas para MAN Truck and Buses México, empresa que fabrica y comercializa las marcas MAN y Volkswagen (VW) en el país. La división de Vehículos Comerciales cerró 2013 con un crecimiento de 24.5% respecto al periodo anterior, sus mejores números hasta el momento, y llegó a una cuota de mercado de 5.9%, cuando en 2012 contaban con el 4.7 por ciento.

La firma, que presenta nuevas configuraciones de modelos como el Crafter, ahora también disponible con rampa para acceso de personas con alguna discapacidad o con la última fila de asientos reclinables, en su versión de pasajeros, para permitir que haya más espacio para maletas, analiza para este año el lanzamiento de nuevos modelos en México.

“Estamos buscando nuevos segmentos donde hay potencial fuerte”, explicó en entrevista tras su presentación en Expo Foro el director de Volkswagen Vehículos Comerciales, Christian Schreiber. Entre esos lanzamientos podría estar una unidad a gas natural, aunque la prácticamente nula distribución de este combustible en México es un factor a analizar.

Más abierto sobre este posible lanzamiento se mostró el director del grupo europeo, Erik Merckel, quien señaló en conferencia de prensa que las declaraciones del secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, durante la pasada Expo Transporte 2013 sobre la apuesta y planes del gobierno en materia disponibilidad de gas natural, hacen que se vean perspecitvas de mejora en el sistema de distribución.

Actualmente, la marca ya cuenta con un vehículo de piso bajo que ha operado en el Distrito Federal y Monterrey y se encuentra en pruebas en Guadalajara. Para la armadora, podría haber también potencial en uno de sus vehículos que podría ser presentado con esta nueva configuración en los próximos meses. Los nuevos lanzamientos, continuó Schreiber, podrían, si se cumplen las expectativas, aumentar al menos medio punto más en su cuota de mercado.

Pero 2014 también será un año de retos. El primero, mantener su participación y seguir la senda de crecimiento marcada en 2013. Los principales obstáculos para la industria, afirmó Schreiber, siguen siendo la importación de vehículos usados desde Estados Unidos, las reformas fiscales, que afectarán sobre todo al pequeño y mediano transportista, y el ritmo de crecimiento del país. Para apoyar a sus clientes, la marca cuenta con sistemas de financiamiento, tanto en arrendamiento, como en crédito, este último el más usado. “Ha aumentado el leasing pero, sobre todo, el crédito. Muchos de nuestros clientes modifican sus unidades, por lo que les supone mejor opción”.